Global

Jair Bolsonaro: la ultraderecha emerge en Brasil

2
Bolsonaro

Las manifestaciones de 2017 contra la corrupción y los gastos ocasionados por la celebración de los Juegos Olímpicos de Brasil un año antes desembocaron, a corto plazo, en el proceso de destitución (o impeachment) de Dilma Rousseff. Las protestas contra la presidenta pronto adquirieron matices demasiado conservadores: entre las consignas gritadas en las calles de Copacabana, en Río de Janeiro, y la avenida Paulista, en Sâo Paulo, destacaban aquellas que pedían que fuese más fácil portar armas y que se realizase una intervención militar en el gobierno. Las protestas continuaron con Michel Temer, el sustituto de Rousseff, y el altavoz de la desesperación social alzó un nombre, el de Jair Bolsonaro, un legislador de la ultraderecha del Partido Social Cristiano (PSC), que a lo largo de su carrera ha enaltecido a torturadores de la dictadura, ha sido criticado por machista y racista y se ha mostrado en contra de los derechos del colectivo LGTB.

Bolsonaro, un exparacaidista del ejército, le dijo lo siguiente a una diputada en 2014: “No la voy a violar, porque ni eso merece”. También comentó que “sería incapaz de querer a un hijo gay” y que preferiría “que se muriese en un accidente”. Estas perlas salieron de la boca de este señor de 61 años, padre de cinco hijos, que votó a favor de la destitución de Rousseff mientras alababa al coronel Carlos Alberto Brilhante Ustra, supervisor de la tortura a los disidentes durante la dictadura de Brasil (1964-1985). El New York Times recuerda en este artículo que la expresidenta fue guerrillera durante su juventud y víctima de las torturas del coronel Ustra y sus secuaces.

Declaraciones incómodas, pero no para él

Las declaraciones aberrantes de Bolsonaro, lejos de enterrar su carrera política, le han encumbrado. Parece que, igual que ha sucedido con Donald Trump en Estados Unidos, tener la boca grande y la mente corta es un síntoma de éxito. A Bolsonaro, que cree que la inseguridad en las calles se combate promoviendo la propiedad de armas de fuego entre la población, y que defiende el uso de la tortura por parte de la policía, le salen úlceras en los ojos solo de ver a los inmigrantes de su país. Así es el personaje que se está aprovechando del resentimiento ciudadano para emerger como esa figura que acabará con los políticos corruptos que han socavado el país.

Según la última encuesta realizada por Datafolha, la popularidad de Bolsonaro no ha dejado de crecer. Del 8 % que tenía en diciembre de 2016 pasó al 20 % a finales de 2017. La intención de voto la sigue encabezando Lula da Silva, pero Bolsonaro se ha consolidado en la segunda plaza. El hartazgo por la corrupción y la crisis económica son los dos principales vectores sobre los que se asienta el crecimiento de este legislador. “El electorado ya no tolera las estructuras tradicionales como el PSDB (Partido de la Social Democracia Brasileña) o el PT (Partido de los Trabajadores). Muchos de esos partidos están involucrados en financiación ilegal de campañas políticas, en actividades de corrupción y Bolsonaro aparece como un político al margen de todo eso”, asegura Marcos Troyjo, director del foro de la Universidad de Columbia sobre Brasil, Rusia, India y China en eldiario.

Las elecciones se celebrarán en octubre de este año y los dos favoritos candidatos llegan en condiciones dispares. De hecho, aún no se sabe si uno de ellos llegará. Lula da Silva, quien gobernó el país de 2003 a 2011, pretende conseguir un tercer mandato, lo que supondría el retorno del PT al Gobierno tras la destitución de Rousseff. Sin embargo,su candidatura está más en peligro que nunca después de que un Tribunal de Porto Alegre ratificase por unanimidad su condena por un delito de corrupción y aumentó la pena de 9 a 12 años de prisión. El expresidente apelará la decisión y desde el PT aseguran que no tienen otro candidato.

Sergio Garvas

Skoda estará un año más en el Rally de Monte Carlo

Entrada anterior

Volkswagen pone a la venta el nuevo Polo GTi

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Global