Global

La monarquía saudí en España: la visita de la vergüenza

0
Mohamed Bin Salman

Alfombra roja para el sátrapa saudí. Mohamed Bin Salman, el príncipe heredero y hombre fuerte de Arabia Saudí, ha llegado, junto a su séquito de 600 personas, este miércoles a Madrid para camelarse a la flor y nata de nuestro país y cerrar un contrato de 2.000 millones de euros para la construcción de cinco corbetas por parte de Navantia. Se prevé que dichas embarcaciones se realicen en las instalaciones de esta compañía en Cádiz.

El futuro rey saudí aterrizó en España -su primera visita a nuestro país- después de una larga gira que le ha llevado por Reino Unido, Estados Unidos y Francia para cerrar acuerdos, limpiar su nombre y hacer promoción de las reformas, unas reformas acorde a los tiempos que corren.  Las ciudades serán gestionadas por inteligencia artificial, las mujeres adquirirán el papel que merecen, pero el país continuará siguiendo los preceptos de la rama más rigorista del islam, el wahabismo y la vulneración de los derechos humanos seguirá siendo tapada gracias a viajes y reconocimientos en el exterior, como este que estamos presenciando en España.

Un sátrapa recibido por todo lo alto: para empezar, su par, la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal estará presente; también estrechará la mano con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y con el rey Felipe VI. Salman se alojará en el Palacio de El Pardo, una residencia reservada solo para jefes de Estado, y su enorme séquito, en hoteles de lujo de la capital. Pero parece que firmar un contrato millonario merece todo tipo de agasajos.

Stalin de Arabia

No hay que olvidar quién es Mohamed Bin Salman ­-Stalin de Arabia, como le denominó Lluís Bassets en las páginas de El País-. En su joven currículum, pues solo tiene 32 años, ya ha dado tres golpes palaciegos contra tíos y primos, realizando una purga sin precedentes en el Reino del Desierto. También es el principal responsable de la guerra en Yemen. El conflicto que enfrenta al país más pobre de Oriente Próximo con el más pudiente lleva en carne viva desde 2015.

Las ONG que promueven la campaña armas Bajo Control, amnistía Internacional, FundiPau, Greenpeace y Oxfam Intermón, han pedido a los mandatarios de nuestro país que no promuevan la firma del contrato con Navantia, y piden que se acabe con las exportaciones de armas hacia Arabia Saudí, país al que, según sus datos, se ha exportado armas por valor de más de 720 millones de euros entre 2015 y 2017, según recoge la agencia Efe.

Según Amnistía Internacional, el coste humano del conflicto es el siguiente: más de 5.900 civiles muertos y más de 9.400 heridos; tres millones de personas han sido obligadas a huir a causa de los combates; 22,2 millones de personas necesitan ayuda humanitaria de subsistencia y hay más de dos millones y medio de niños sin escolarizar. En España, mientras esto ocurre, nuestras autoridades se prestan al juego del futuro tirano saudí.

Iberia Navidad

Justicia y política en Cataluña

Entrada anterior

Una hora de tu trabajo vale menos en España que en la zona euro

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Global