Global

Más allá de las FARC (II): de las armas a la política

0
Más allá de las FARC (II): de las armas a la política 1

“Puede ser que para algunos este nombre arrastre una carga negativa, pero también representa nuestro pasado revolucionario, que no se va a desdibujar. Vamos a continuar el conflicto, pero ahora desde la política y la legalidad”. Como ya contamos en Analytiks, las FARC han cambiado las armas por el parlamento, pero han preferido continuar con sus siglas, aunque ahora estas responden al nombre de Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común. Considerado por muchos sectores de la sociedad como un insulto a los colombianos y a su democracia, lo cierto es que la guerrilla más antigua de América Latina pretende cambiar el sino del país pacíficamente, conservando, en la medida de lo posible, su esencia, algo que no es ni más ni menos que lo realizado por otros grupos armados con anterioridad.

La semana pasada os dejamos una selección de tres grupos armados que recorrieron el mismo camino que las FARC ha iniciado recientemente y que muy posiblemente continúa la otra guerrilla colombiana, el ELN. Ahora os traemos la segunda parte:

Umkhonto we Sizwe (MK)

Este grupo, que traducido al español significa La Lanza de la Nación, tenía como objetivo eliminar la segregación racial en Sudáfrica. MK era el brazo armado del Congreso Nacional Africano, partido al que pertenecía Nelson Mandela, surgido tras la masacre de Sharpeville.

Para explicar esta barbarie, que ahora resumiremos, es necesario contextualizar. En 1948, el Partido Nacionalista Unificado, ultraconservador y afrikáner, ganó las elecciones en la entonces denominada Unión Sudafricana y diseñó una política de segregación racial, pensada para regular la vida de los negros y mantener el dominio de los blancos. El régimen de apartheid provocó grandes protestas de la población negra contra el gobierno ultra.

Las tensiones alcanzaron su punto álcido el 21 de marzo de 1960. La policía abrió fuego contra una manifestación antigubernamental en Sharpeville. De los cerca de 300 manifestantes que acudieron, 180 negros fueron heridos y 69 asesinados (ver). Esta fecha supuso un punto de inflexión para la población negra. Contra la violencia, violencia.

El 16 de diciembre de 1961, Nelson Mandela anunció la creación del ala armada del CNA, de la que fue su primer comandante y que bautizó como Lanza de la Nación. Esta organización, tachada de terrorista por el Congreso de Estados Unidos (Mandela permaneció, por cierto, en esa lista hasta el año 2008), perpetró varios sabotajes que solo causaron daños materiales y una serie de atentados (contra la refinería de SASOL, contra la central nuclear de Koeberg, en el tribunal de Johannesburgo, contra el banco Standard…). Finalmente, abandonó la lucha armada al comienzo de la década de 1990, tras el fin del apartheid y la llegada del CNA al gobierno. Mandela, por su parte, ya lo saben, permaneció largo tiempo encerrado, pero en 1994 se convirtió en el primer presidente negro de Sudáfrica. Los miembros de MK, en su mayoría, se integraron en las Fuerzas Armadas sudafricanas.

PIRA

El conflicto de Irlanda del Norte estuvo plagado de grupos armados que utilizaron el nombre de Ejército Republicano Irlandés (Irish Republican Army o IRA). Todos ellos se autodenominaban herederos del IRA original, el ejército de la República de Irlanda, proclamada en 1919. Entre estos grupos se encontraba el PIRA o IRA Provisional, la organización más activa en el conflicto de Irlanda del Norte.

El IRA lideró entre 1972 y 1999, cuando Irlanda recuperó su autonomía, la lucha contra la denominación británica del territorio. Sin embargo, en este periodo se produjeron las grandes escisiones. La más importante fue la que se produjo en 1969 entre el IRA Provisional, responsable de las campañas militares de los años 70, 80 y 90 y el IRA Oficial. Del PIRA surgiría más tarde, en la década de los 90, el IRA Auténtico y el IRA de la Continuidad. El PIRA llevó a cabo una guerra de desgaste contra el gobierno londinense, lo que resultó en tres años de intensa lucha. En 1975 proclamaron su primer alto el fuego, pero el acuerdo se rompió y surgió una nueva etapa de violencia, que no cesaría hasta 1997, cuando se acordó un nuevo alto el fuego, ya con el Sinn Féin (el aparato político del PIRA) en la mesa de negociaciones multipartidistas.

Así llegamos a 1998, con Tony Blair como primer ministro británico, fecha en la que se firma el Acuerdo de Viernes Santo. Mediante esta rúbrica, todos los partidos se comprometen a aceptar un ejecutivo colegiado, además de una hipotética futura unidad con la República de Irlanda, siempre y cuando la mayoría de los habitantes así lo decidiesen. Sin embargo, no fue hasta septiembre de 2008 cuando el PIRA se consideró desmantelado finalmente.

Iberia Navidad
analytiks

Los enemigos del régimen (del 78)

Entrada anterior

Los tontos de Europa

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Global