EconomíaGlobal

Luz verde al CETA: qué puede ganar o perder Europa con los tratados de libre comercio

0
Luz verde al CETA: qué puede ganar o perder Europa con los tratados de libre comercio 1

Siete años llevaban negociando la Unión Europea con Canadá un acuerdo de libre comercio, el CETA, siglas de Comprehensive Economic and Trade Agreement (Acuerdo Integral de Economía y Comercio). Siete años que parecían no haber servido para nada debido a la negativa al tratado por parte del parlamento regional de Valonia (Bélgica). Sin embargo, las autoridades belgas llegaron, finalmente, en octubre, a un consenso sobre el tratado entre ambas regiones. Luz verde al CETA. Los Veintiocho cerraban así un pacto que puede abrir las puertas a otros tratados de libre comercio más ambiciosos. Ahora, cuatro meses después, la Eurocámara ha dado luz verde definitiva al acuerdo con Canadá.

El acuerdo entre ambas regiones ha sido menos sonado que el TTIP, principalmente por una cuestión de magnitud: Canadá (duodécimo socio comercial de la UE y con 36 millones de habitantes) no es Estados Unidos (primera potencia mundial y socio comercial con más de 320 millones de potenciales clientes). Sin embargo, hay quien ve en el CETA un acuerdo entre dos partes del mundo que comparten una serie de valores comunes. Ese es, al menos, el punto de vista del primer ministro canadiense, Justin Tradeau, quien dijo que “es un acuerdo progresista con un país progresista”.

Sin embargo, acto seguido Tradeau señaló que “si la Unión Europea es incapaz de apañárselas para aprobar este acuerdo (…) la gente se va a plantear serias cuestiones sobre lo relevante que sigue siendo la UE como entidad política”. La advertencia del primer ministro, de la que se desprendía cierta impaciencia, también ha puesto en alerta a los mandamases europeos, sabedores de que si cae esta pieza de dominó, la siguiente es el TTIP. Si el CETA falla “la política comercial de la UE estará casi muerta”, llegó a decir el director general de Comercio de la Comisión Europea, Jean-Luc Demarty. Ahora parece que los acontecimientos, aunque a última hora, se suceden según lo previsto por los defensores de los tratados de libre comercio. Europa puede entrar en una nueva fase comercial y estas pueden ser algunas de las consecuencias:

ARGUMENTOS EN CONTRA DEL CETA

-Disminución de los estándares de seguridad alimentaria. Un informe desarrollado por el Council of Canadians junto con varias organizaciones europeas titulado Seguridad alimentaria, agricultura y cooperación reguladora en el Acuerdo Económico y Comercial Global entre la UE y Canadá’ pone de relieve las diferencias normativas entre ambas regiones, lo que puede poner en peligro la seguridad de los alimentos y los estándares de producción de Europa. La firma de este acuerdo, además de ser un duro contratiempo para los granjeros europeos, que tendrían que competir con una agroindustria sin controles de bienestar animal y con estándares mínimos de seguridad, abriría la entrada al mercado europeo de alimentos genéticamente modificados, tintes alimenticios y productos como el pollo clorado u hormonado.

Arbitrajes a favor de las empresas. El Sistema de Tribunal de Inversiones (ICS, por sus siglas en inglés) establece cortes de arbitraje especiales para que los inversores extranjeros puedan demandar a los estados si alguna ley es contraria a sus intereses y dirimir los conflictos sin pasar por los tribunales de cada país. De este modo, las grandes corporaciones podrían incluso frenar reformas en pro del medio ambiente impulsadas por los estados alegando que perjudican sus intereses.

Deterioro de los servicios públicos. Un informe elaborado por el Grupo de la Izquierda Unitaria advierte que las normas que permiten el acceso mutuo a los mercados de servicios exige que se trate como a iguales a las empresas extranjeras, de modo que no se podría favorecer la producción local. Por otra parte, aunque desde la CE lo niegan, la Federación Europea de Trabajadores del Sector Público (EPSU) teme que con la firma del CETA acaben primando los intereses corporativistas sobre las necesidades de los europeos y se fomente la privatización.

Dudas sobre el empleo. Es un cálculo difícil de realizar. Mientras que los partidarios de la firma de todo tipo de acuerdos de libre comercio aseguran que es una manera de generar empleos, los detractores apuntan en la otra dirección. Estos últimos señalan que en los estudios en los que se dice que se crearían más puestos de trabajo se omiten las consecuencias negativas de la desviación del comercio o la deslocalización de empresas, ni se tiene en cuenta el impacto de estas cuestiones en la calidad del empleo.

ARGUMENTOS A FAVOR DEL CETA

-La comisaria europea de Comercio, Cecilia Malström y la primera ministra de Comercio canadiense, Chrystia Freeland, emitieron un comunicado conjunto en el que se aseguraba que el CETA “va a aportar enormes beneficios a ambas economías y permitirá incrementar nuestras exportaciones bilaterales de bienes y servicios en un 23 % o en 26.000 millones de euros anuales.

Menos aranceles. Como cualquier tratado de libre comercio que se precie, el CETA también confirma la eliminación de numerosos obstáculos arancelarios que dificultan los intercambios para las empresas europeas, especialmente las pymes. La CE calcula que el ahorro para los exportadores de bienes industriales podría ser de unos 470 millones de euros al año.

-El PIB repunta. Según un estudio de impacto elaborado a instancias de la CE y publicado en 2011, el PIB de la UE crecerá un 0,03 % y un 0,07 % en el caso de Canadá a medio y largo plazo.

– Influencia. Desde un punto de vista estratégico, este acuerdo permite a la UE ganar cierto peso e influencia global; supondrá la creación de empleo y facilitará las negociaciones para otros acuerdos de libre comercio como el TTIP o el TISA.

Iberia Navidad
Sergio García M.

Complejas relaciones entre padres e hijos en el ecuador de la Semana Internacional de Cine de Valladolid

Entrada anterior

‘Aquarius’, alabada por crítica y público, defiende la pertinencia de entender la vida con autenticidad

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Economía