Informes

La izquierda sigue perdiendo adeptos, la derecha los gana

0
La izquierda sigue perdiendo adeptos, la derecha los gana 1

Parece un tópico, y en cierta manera así es, pero la izquierda siempre anda dividida y en gresca ideológica. El PSOE, tras el golpe que supuso el Comité Federal del pasado 1 de octubre, se sitúa en 4,8 millones de votos; es decir, pierde unos 600.000 desde los 5,4 millones que obtuvo en junio. Podemos, por su parte, se mantiene en 4,7 millones de votos, 300.000 menos que en las elecciones de 2016.

Entre los votantes del PSOE hay descontento, impaciencia y dudas sobre los tres candidatos, lo que desemboca en nuevas incertidumbres a medio plazo sobre el voto socialista. En cuanto a la formación morada, después de haber encontrado suelo en septiembre, no recupera lo perdido en verán, aunque la división de su dirección en las semanas previas a su II Asamblea no afectó a su intención de voto, según el Estudio de Sociología Consultores en su análisis titulado Los congresos de los partidos y la política de los ‘superhéroes’ al que ha tenido acceso Analytiks.

El mismo análisis de la opinión pública arroja unos datos optimistas para la derecha patria. El Partido Popular, impermeable a los escándalos de corrupción, ha incrementado sus apoyos en aproximadamente 600.000 votantes desde las elecciones, se puede estimar que tiene 8,5 millones, lo que equivaldría al 35,4 % sobre el voto válido. Ciudadanos, la formación que aspira al trono del centro derecha, se mantiene estable: se sitúa en los 3,2 millones de votos, con un avance de unos 100.000 (13,5 % sobre el voto válido).

[pullquote]El PP ha atraído algunos votos del PSOE[/pullquote]

Después de las elecciones, asegura el estudio, todo el electorado de centro derecha nacional se ha alineado con el PP o con Ciudadanos. El partido que da sustento al gobierno ha atraído votos de la formación naranja y algunos del PSOE y de la abstención; los de Albert Rivera, por su parte, han encandilado a algunos socialistas; y, por último, la izquierda, que ha perdido casi un millón de votantes, ha visto como una parte se ha deslizado a la derecha mientras otra se ha quedado en una nueva ‘bolsa de indecisión’ semejante a la que se formó entre 2008 y 2013. “La reordenación de la izquierda no ha terminado”, señalan desde ESC, puesto que “en intención de voto, PSOE y Podemos oscilan entre 4,7 y 4,8 millones, es anecdótico ahora cuál sea el orden entre ellos”.

Los partidos y sus congresos

Tres de los cuatro partidos nacionales celebraron sus congresos en febrero, y las elecciones internas del PSOE desembocarán en el suyo en junio. Las distintas formaciones han elegido formas organizativas basadas en la concentración del poder en sus principales dirigentes, lo que lleva a una política personalista y a la que la trayectoria de los políticos en los partidos se base en la cooptación y mostrar su acuerdo con la línea del dirigente nacional o de los regionales. “Los dirigentes en el vértice de estas organizaciones se apoyan en los resortes organizativos. Por ejemplo, el PP no había convocado un congreso en cinco años, igualando el récord europeo occidental de Berlusconi en Forza Italia. C’s se configura como la expresión política de Rivera y Podemos ha concentrado el poder en Pablo Iglesias”, explica el documento.

Tanto en el PP como en Ciudadanos, los líderes venían decantados por los acontecimientos. En cambio, en los de izquierda, sus electorados se han debilitado y las élites partidarias se han dividido como consecuencia de las derrotas electoral y política –frente al PP de Rajoy– de 2016. Las formas de gestionar los varapalos han sido diferentes. El PSOE se sumergió en un periodo de interinidad e incertidumbre después de que Susana Díaz, la que parecía destinada a hacerse cargo del partido tras el Comité Federal, no recogiese esa responsabilidad. El partido aparece en la deriva ante la opinión pública y no transmite un mensaje que haga creer al electorado que su política camina en una dirección concreta. En podemos, su dirección se sintió con fuerza para luchar contra el PP contraprogramando su congreso al fijar el mismo fin de semana para celebrarlo, “sin comprender que la consecuencia inevitable de sus decisiones de 2016 era la desintegración de su coalición dirigente”, estallando en su Vistalegre II. La formación presidida por Albert Rivera, tras tomar el relevo de los ‘liberales de Cádiz’, llegó a un acuerdo con los populares, sin introducir ningún instrumento para verificar su cumplimiento. Estos tres casos evidencian que Rajoy es quien mejor conoce los resortes de la política, aunque este dominio sobre el escenario no se refleje en la opinión pública.

La valoración de los dirigentes

“La vulgarización de la información que facilitan las encuestas ha llevado a asumir que la calificación de 0 a 10 que proporcionan sintetiza algo así como la valoración media de cada dirigente por la opinión pública. La realidad no es así, es difícil condensar esas calificaciones. Para cada dirigente se combinan dos componentes: una apreciación global de sus cualidades y la distancia ideológica que los entrevistados perciben con él”, apunta el análisis. De este modo, los votantes que se autoubican en las posiciones ideológicas más cercanas a sus partidos, es decir, a los dirigentes, dada la personalización de la política española, les asignan las valoraciones más elevadas, descendiendo en función de la distancia ideológica que perciben. Por ello, los dirigentes de formaciones centristas suelen obtener mejores ‘medias’, ya que reciben menos ‘calificaciones’ hostiles porque su distancia ideológica con algunos sectores no es excesiva.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aparece como el dirigente que mejor conoce los resortes del poder. Tras la batalla política del pasado curso, emergió como indiscutible vencedor, algo que los cuadros y votantes del PP consideran como una victoria personal que se ha traducido en su transformación “en algo así como un líder carismático e incontestado para su partido”, subraya el documento. Su valoración es elevada entre los votantes que se sitúan en la derecha. En cambio, no es el dirigente mejor valorado por los votantes de centro, lo es Albert Rivera. Por otro lado, Rajoy no suscita confianza más allá de sus votantes y, lejos de estos, el resto del electorado le es hostil, solo entre los de C’s hay un fragmento del 15,8 % que tiene confianza en él.

[pullquote]Rajoy se ha erigido en un líder carismático para sus votantes[/pullquote]

Vayamos con Albert Rivera. El político catalán apoya su imagen en los votantes de centro, descendiendo regularmente entre quienes se alejan del centro por la izquierda, pero sosteniéndose por la derecha. Su imagen, aunque lo es todo en la formación, no es muy elevada: 6,2 frente al 6,7 de Rajoy entre los del PP. Para sus votantes, el IV Congreso de Ciudadanos ha sido irrelevante, el 69,3 % declara que su imagen sobre el partido sigue igual y solo un 2,6 % afirma que ha mejorado. En contrapartida, un 19,3 % declara que empeoró, lo que es sintomático de la fragilidad de los apoyos a la formación de centro derecha.

En cuanto a Pablo Iglesias, al contrario que los anteriores, tuvo contestación en la II Asamblea Ciudadana de Podemos. A posteriori, los datos muestran que a la vez se ha consolidado su posición y se ha debilitado el conjunto de la formación morada: el 51,2 % de los votantes habría votado a Iglesias, pero el 38,4 % lo hubiera hecho por Errejón (quien tiene más simpatías entre los votantes de los demás partidos); el 51,9 % de los votantes declara que tras el Congreso su opinión sobre el partido no ha cambiado, pero el 29,6 % dice que ha empeorado. Sin embargo, este balance ambiguo no ha afectado al voto de Podemos desde el verano. La clave yace en que sus votantes no se movilizan por su política en clave ‘positiva’ sino ‘en voto de protesta’.

analytiks

El Aston Martin Valkyrie y el Porsche GT3 equiparán los Michelin Pilot Sport Cup 2

Entrada anterior

Dos velocidades o meter el turbo

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Informes