Informes

La mediocre democracia interna de los partidos políticos españoles

2
La mediocre democracia interna de los partidos políticos españoles 1

Los partidos políticos, “fundamentales para la participación política”, según dicta el artículo seis de la Constitución española, deben tener una estructura interna y un funcionamiento democráticos. Sin embargo, últimamente parece que estas instituciones han derivado hacia una prevalencia de los aparatos sobre la militancia y los votantes. Por ello, resulta más útil que nunca ahondar en su democratización y aumentar la rendición de cuentas, no solo en periodos electorales, sino permanentemente y ante toda la ciudadanía.

Para vigilar lo que hacen los partidos políticos se ha realizado el Ranking 2017 sobre la calidad democrática de los partidos políticos españoles, un trabajo de investigación desarrollado entre los meses de abril a junio de 2017 bajo la dirección de José Antonio Gómez Yáñez, profesor de Sociología de la Universidad Carlos III de Madrid, junto a Arnau Pérez Valero, polítologo y jurista por la Universitat Pompeu Fabra, Nacho Corredor, consultor y portavoz de +Democracia, y el apoyo de Roger Pallerés.

En concreto, han sido analizados 15 partidos con representación parlamentaria en el Congreso de los Diputados. Los autores apuntan que no se ha tenido en cuenta a Catalunya en Comú porque, aunque es un partido político legalmente establecido en la Cámara Baja, no concurrió a las últimas elecciones, de modo que han sido estos últimos los que se han analizados mediante un cuestionario de 41 indicadores, agrupados y ponderados en cinco capítulos: democracia interna, sistemas de selección de candidatos, derechos de los afiliados y su protección, información pública sobre el partido y publicidad de los códigos éticos.

¿Y cuál es la conclusión que se desprende del estudio? Que los partidos políticos españoles presentan una baja calidad democrática en comparación con las normas de funcionamiento establecidas en países como Alemania o Gran Bretaña. “La mayoría de los partidos no ha experimentado variaciones sustanciales respecto a los resultados obtenidos en el Ránking de 2016, aunque en general han aumentado algunas décimas sus puntuaciones. La única excepción es la del Partit Demòcrata Europeu Català, la antigua CDC, que aprueba y se sitúa entre los cinco partidos con más calidad democrática con la misma puntuación que Podemos tras haber emprendido cambios sustanciales en sus estructuras orgánicas y funcionamiento interno”, señala el texto.

Ninguno de los partidos españoles cumpliría con las normas de funcionamiento requeridas por la Ley de Partidos de Alemania o con los usos británicos. Algunos de los mecanismos vigentes en estos países, según el estudio, son los siguientes: congresos bienales o anuales, celebración de los congresos a fecha fija, elección de candidatos a cargos públicos por votación de los afiliados del partido residentes en el distrito, reuniones periódicas de los parlamentos internos (comités, consejos, juntas directivas), elección de los cargos internos mediante voto directo a personas, etc.

En Europa existen dos modelos de regulación de los partidos. “Las Leyes de Partidos y Electoral alemanas, que garantiza la celebración de congresos cada dos años, restringen la discrecionalidad de las direcciones en su convocatoria, la elección de los órganos de control del partido por sistemas democráticos que permiten elegir a las personas, la elección de los candidatos a las elecciones por los afiliados residentes en el distrito electoral, etc.”, explica la investigación. En Gran Bretaña, por otra parte, existen reglas “no escritas que obligan a que todos los años se celebren las Conferencias de los partidos, que los candidatos a diputado tengan el respaldo de los afiliados residentes en el distrito electoral, etc.”, señalan los autores. Por tanto, ambos países dispones de mecanismos de regulación legales que garantizan el equilibrio de poderes internos en el partido.

“Los partidos políticos”, continúa el estudio, “puntúan 6,0 sobre 10 en lo que se refiere a disponer de códigos éticos y a su publicidad y 6,9 sobre 10 en la información que facilitan en sus webs sobre documentos internos, resoluciones de congresos, etc. El diferencial de puntos en estos dos conjuntos de indicadores respecto al resto demuestra que los partidos han sido permeables al debate público y que la presión ciudadana les ha empujado a tomar medidas de transparencia, a pesar de que todavía quedan partidos muy opacos y de que queda mucho camino por recorrer”.

En cuanto a democracia interna, la puntuación media de los partidos españoles está por debajo del 5 (3,8 sobre 10), un 5,6 en derechos de los afiliados y su protección y un 5,2 en procedimientos de elección de sus candidatos a cargos públicos.

Estas bajas puntuaciones tienen sus motivos, explicados en el estudio de +Democracia: los congresos de los partidos se celebran, como mucho, cada tres o cuatro años, lo que obstaculiza la renovación de sus políticas e ideas; las reuniones de los órganos de control de las direcciones son poco frecuentes y no controlan a sus órganos directivos o no tienen apenas capacidad para hacerlo; los derechos de los afiliados se reconocen en los Estatutos, pero no se han implementado sistemas eficaces para defenderlos (de hecho, muy a menudo, las propias direcciones tienen derecho a expulsar o suspender de militancia a sus afiliados, los cuales no suelen poder acudir a un órgano realmente independiente para recurrir a la decisión); por último, los sistemas de selección de los candidatos a cargos públicos giran en torno a las decisiones de los órganos de dirección (aunque últimamente están haciendo esfuerzos para implementar métodos más democráticos como el sistema de elecciones primarias, son muy reticentes a implantarlo en el conjunto de las listas electorales).

Jack Miur
Siempre atento a la innovación, la ingeniería y El Progreso

Tecnologías de Ford que ayudan a reconocer alertas de vehículos de emergencias

Entrada anterior

Populismo catalanista

Siguiente entrada

También te puede interesar

2 Comentarios

  1. la rendición de cuentas de la psoe es la chulería.

  2. La mayoría de los políticos son mediocres, es cierto. Pero es que son los que se presentan a las elecciones. La mucha gente capacitada que hay, por los motivos que sea, prefiere no meterse en política, Y, como consecuencia, entran en ella muchos buscavidas que fuera de ella apenas tendrían a lo que agarrarse y así hacen de esta un modo de vida, con todos los problemas que ello conlleva.

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Informes