Medios

Otros medios, otras voces | Un ministro independentista, ¿valentía o suicidio?

1
Oriol Junqueras, ministro independentista (?)

Matthew Bennet, un periodista británico que ha estado viviendo y trabajando en España durante los últimos 20 años, es una de las voces más interesantes actualmente en la algo desconocida para el gran público esfera de los medios digitales independientes, con algunas propuestas sumamente interesantes y que le han valido para generar una nutrida comunidad de seguidores.

En su web, The Spain Report y sobre todo, en su Twitter personal, ha generado una comunidad de fans que, sumadas ambas, llegan casi hasta las 50.000 personas. Su propuesta es eficiente y atractiva: periodismo y análisis vía Twitter sobre acutalidad política, muy centrado en temas como el procés, con retransmisiones en directo por redes sociales explicando al minuto el contenido de las sesiones, así como diversas propuestas de alto valor añadido –newsletter personalizadas en español o en ingles, un grupo de WhatsApp en el que se comentan inforamciones y análisis, etc.- que le están sirviendo, además, para generar una comunidad de suscriptores, que contribuyen y sostienen el proyecto via la plataforma Patreon.

Parte de esa comunidad que ha generado se debe a su particular punto de vista sobre la política española. Como gran conocedor del conflicto catalán, tras las elecciones generales, Bennett planteó una hipótesis en uno de sus últimos artículos: ¿oxigenaría la situación si Pedro Sánchez nombrase ministro a algún diputado de ERC?

Los números dan para que la izquierda –si no discriminásemos entre independentistas y constitucionalistas– obtuviese la mayoría absoluta (PSOE, Unidas Podemos, ERC, Compromís y EH Bildu). Bennet, centrado en el jucio del procés, asegura a Analytiks en una conversación telefónica que este movimiento de fichas sería una locura, pero que «se necesitan ideas nuevas para solucionar el problema separatista, lo que requiere coraje y de ideas de riesgo por ambas partes».

El analista y fundador de The Spain Report sostiene que un independentista al frente de un Ministerio sentaría un peligroso precedente para otros nacionalismos y le daría a la derecha la excusa perfecta para volverse más reaccionaria. «Si se atrevieran… los escaños están ahí; además, contarían con el control del Senado», señala Bennett.

El procés, visto desde fuera

Con la perspectiva que le da tener un pie en España y otro en Reino Unido, Bennett observa que la propaganda rupturista es la que predomina en los medios de comunicación anglosajones. Sin ir más lejos, esta semana, The Washington Post publicaba una carta de Quim Torra, presidente de la Generalitat, en la que desvinculaba el auge de la ultraderecha del independentismo. La misiva se publicó dos días después de que el mismo medio analizase el auge de Vox, donde se señalaba el papel central del independentismo.

Bennett no se explica esta enorme capacidad de reacción propagandística del independentismo, que lleva actuando de este modo desde 2017. «También podemos ver a diputados escoceses o galeses en la BBC hablando de la opresión de los catalanes y de cómo España los reprime a pesar de que solo quieren votar. Es un problema de comunicación que tienen los gobiernos de España», explica el analista.

En Analytiks ya comentamos hace unas semanas la necesidad de tener una televisión pública internacional que hable inglés. En el conflicto catalán, las posturas constitucionalistas no han sabido contrarrestar las campañas independentistas en los medios de comunicación ingleses. Tan solo algunos políticos de altura, como Borrell, han mostrado con meridiana claridad la cuestión en la palestra internacional.

Iberia Alexa
analytiks

¿Cómo tiene que manejar Europa la carrera por el 5G?

Entrada anterior

¡Son los impuestos! Ciudadanos gana la batalla a un PP sumido en una inercia negativa

Siguiente entrada

También te puede interesar

1 Comentario

  1. Interesante pregunta. ¿Valentía o suicidio? En estos momentos significaría suicidio, porque la sociedad de este país carece de cultura democrática. Si la hubiera, los discursos falsos tanto de las derechas nacionales como de los independentistas no hubieran aguantado tanto tiempo. Las tres derechas con sus voceros, inundarían los medios y al final arrastrarían a muchos ciudadanos para acabar con Pedro Sánchez. Además, de que un ministro, en estos momentos de ERC no ayudaría porque no les interesa a ellos mismos. La solución llegará con el tiempo, tiempo es lo que tiene que tener el Gobierno de Pedro, para seguir el camino de estos diez meses, desmontando el independentismo con argumentos, buena política para los catalanes, un nuevo Estatut. De esta manera la situación se puede reconvertir porque acordaros que en 2003 ese voto solo era el de ERC, que obtuvo un 16,5%, su mejor resultado, medio millón de votos. Pero las malas políticas del PP, el giro de CIU, con Artur Mas, para tapar la corrupción de su partido y la entrada de la CUP en el Parlament llegaron al 47,8%. Por eso pienso que con buenas medidas la situación se puede reconvertir. Para ello tanto los catalanes, como el resto del país tendrían que ser ciudadanos pensantes, con criterio, me atrevería a decir sin egoísmo, porque es lo que lleva a creer todo lo que les vienen bien a ellos, aunque sea mentira.

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Medios