Motor

Opel Insignia GSI, una berlina emocionalmente deportiva

0
Opel Insignia GSI, una berlina emocionalmente deportiva 7

Un chasis con una configuración más dinámica y un elevado nivel de agarre, combinado con la tracción integral, garantiza una agradable experiencia en su conducción. Dispone de una nueva caja de cambios automática de ocho velocidades con levas de cambio en el volante, un manejo más cómodo y deportivo. El nuevo sedán deportivo de Opel está propulsado por un motor turbo de gasolina. El potente motor de 2.0 litros turbo genera 191 kW, (260 caballos) y tiene un par máximo de 400 Nm, con un consumo de combustible de 8,6 litros por término medio cada 100 km.

El resultado es bastante equilibrado entre relación peso y potencia. Sus grandes tomas de aire cromadas en la parte delantera y un eficiente alerón trasero para la carga aerodinámica necesaria, ofrecen la imagen real de lo que aparenta el Opel GSi y además coincide plenamente con su rendimiento. Estamos hablando de un vehículo con un nuevo nivel de deportividad, caracterizado por un excelente agarre y una elevada precisión al volante, aptitudes muy solicitadas por los aficionados a este tipo de berlinas deportivas.

En el “Infierno Verde”: la pista de carreras más dura del mundo.

La puesta a punto final del nuevo Insignia GSi se realizó en el legendario Nürburgring-Nordschleife. En las montañas de Eifel (Alemania), funciona un centro de pruebas de Opel para afinar sus coches y obtener las prestaciones deseadas en alguno de sus modelos. Los ingenieros de Opel han desarrollado un chasis completamente nuevo para el Opel insignia GSi en Nürburgring, el famoso “Infierno Verde” como lo define el triple campeón del mundo de F1, Jackie Stewart.

Opel Insignia GSI, una berlina emocionalmente deportiva 8

“El nuevo Insignia GSi es claramente más rápido en una vuelta al legendario circuito de Nürburgring-Nordschleife que el más poderoso de los Insignia OPC de la generación anterior”, afirma el director Coches de Deportivos & Competición, Volker Strycek después de las pruebas. Una de las razones es que, al igual que le sucede a un atleta en forma, el GSi es 160 kilos más ligero que el anterior Insignia OPC 2.8 V6 Turbo.

“Es esta combinación de bajo peso, especialmente en el eje delantero, bajo centro de gravedad, fácil manejo, alta potencia sobre una amplia gama de revoluciones y mejor tracción, la que hace que este GSi sea tan rápido”, dice un entusiasta Strycek. “Eso es pura eficiencia. El alto nivel de agarre es perfecto para el Nordschleife, (Zona de curvas del circuito de Nürburgring), un disfrute para el que conduce y una ventaja más en seguridad.”

Los muelles son más cortos y reducen al Insignia GSi en 10 milímetros, los amortiguadores deportivos reducen los movimientos de la carrocería al mínimo. También se han montado unos poderosos frenos Brembo de cuatro pistones de 345 milímetros de diámetro, y la dirección directa se han adaptado a las exigencias del vehículo.

Para rematar sus características deportivas, se le ha equipado de serie con el chasis FlexRide mecatrónico, un chasis que adapta los amortiguadores y la dirección en fracciones de segundo; la centralita también cambia la calibración del pedal del acelerador y los puntos de cambio de la caja automática de ocho velocidades.

El conductor puede elegir entre tres modos distintos de conducción; “Standard”, “Tour” y “Sport”. Exclusivo para el GSi es el modo “Competición”, que se activa a través del botón del ESP. Una doble pulsación permite a los pilotos más habilidosos encender y apagar el control de tracción, para una vuelta rápida a un circuito, por ejemplo. El chasis deportivo, desarrollado en combinación con los neumáticos Michelin Pilot Sport 4 S y las grandes llantas de 20 pulgadas, ofrecen niveles de agarre muy considerables. Una contribución importante proviene de la tracción integral con reparto vectorial del par, de serie.

Este sistema de alta tecnología, sustituye a un diferencial convencional en el eje trasero por dos embragues que pueden acelerar cada rueda trasera individualmente en fracciones de segundo, dependiendo de la situación de conducción. El molesto subviraje, en el que las ruedas delanteras empujan hacia el exterior de la curva al vehículo, por tanto, queda casi descartado en el Insignia GSi, consiguiendo la trazada correcta en cada curva.

Con la transmisión automática, el conductor puede incluso preseleccionar los puntos de cambio en los modos “Standard” y “Sport”. Además del 2.0 litros turbo de gasolina, el GSi también ofrecerá un nuevo y potente motor diésel más adelante.

Opel Insignia GSI, una berlina emocionalmente deportiva 9

Del nuevo asiento deportivo de la marca al alerón trasero.

Las capacidades deportivas del Insignia GSi coinciden con su diseño, tecnología punta y accesorios. Los asientos deportivos tapizados en piel, especialmente desarrollados para el GSi, el volante deportivo de cuero y los pedales de aluminio añaden los toques finales.

Destacar los nuevos asientos deportivos desarrollados por Opel, que proporcionan un mayor soporte lateral, así como confort en largas distancias. Los asientos deportivos “Premium” están certificados por AGR (Aktion Gesunder Rücken e. V. – Campaña para las Espaldas más saludables) y por lo tanto son ergonómicamente ideales para la salud al volante. Al igual que en el Insignia Grand Sport, ofrecen ventilación, calefacción, masaje y laterales ajustables. En el GSi el elevado respaldo también cuenta con un reposacabezas integrado.

El posicionamiento del cinturón de seguridad a la altura del hombro es ideal, algo poco habitual en los asientos deportivos. El cliente puede elegir entre dos combinaciones de cuero, cada uno decorado con el emblema GSi. El logotipo también adorna con orgullo la parte trasera del coche, el faldón trasero parece un difusor y cuenta con dos tubos de escape cromados.

De forma similar, las entradas de aire cromadas están situadas delante de los pasos de rueda delanteros. Los aficionados a estos vehículos, también apreciarán el ambiente deportivo en su interior, como el volante en cuero achatado en su parte inferior, los pedales de aluminio y el techo en color negro, se trata pues, de una berlina deportiva algo especial.

Opel Insignia GSI, una berlina emocionalmente deportiva 10

Los modelos GSi de Opel: 33 años de tradición.

El Opel Insignia GSi continúa una larga tradición de modelos deportivos Opel denominados GSi por la marca. Los primeros vehículos en llevar esta denominación fueron; el Manta GSi y el Kadett GSi (de 1.8 litros y 115 CV) en 1984. Sólo cuatro años más tarde, el motor 2.0 litros DACT de 16 válvulas del Kadett 2.0 GSi 16V llegó a los 150 CV. El primer Opel Astra también montó este motor y en 1993 hubo otra alternativa de 1.8 litros y 125 CV en el Astra GSi. En varias generaciones del Opel Corsa también se utilizaron las siglas GSi, comenzando con el de 100 CV (en 1988) que al final se convirtió en un clásico de la marca.

El nuevo Insignia GSi acaba de hacer su estreno mundial en el Salón Internacional de Automóvil de Frankfurt (IAA) del 14 al 24 de septiembre de 2017, estará disponible para hacer su pedido en los concesionarios de España a mediados del mes de noviembre.

analytiks

Hamás tiende la mano a Al Fatah: ¿la última oportunidad para Gaza?

Entrada anterior

Merkel y sus socios de coalición

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Motor