Otros temas

¿Por qué solo saben decir no?

0
¿Por qué solo saben decir no? 1

Es necesario dar un paso al frente y apostar por la gobernabilidad, repetir las elecciones tampoco será la solución. De momento, los cuatro partidos con mayor representación parlamentaria, lo único que hacen es decir no a los demás y, para hacerlo, repiten la frase: ni por activa ni por pasiva. Esta es la frase más repetida, junto con las famosas líneas rojas.

Ahora hay que ser más generosos. Decir no es muy fácil, lo difícil es apostar por soluciones, por el diálogo y el consenso. Mientras Rivera no aplicará a Pablo Iglesias el cordón sanitario, Podemos cierra la puerta a un pacto que incluya a Ciudadanos, ‘somos incompatibles’. A la vez en Comú-Podem rechaza una alianza entre PSOE, Ciudadanos y Podemos. Todos manejan la negación con una soltura alarmante, hasta el PP dice que votará en contra de un Gobierno de coalición entre Sánchez y Rivera.

Todo el mundo bloquea cualquier solución, así no se construyen consensos. Por tanto, ya que cada uno de los candidatos encuentra tan cómodo negar al resto, tal vez alguien se podría dedicar a proponer un acuerdo entre todos, aunque solo fuera para constatar que no hay acuerdo. Pero desde luego, ese posible acuerdo de cuatro sería muy útil, aunque solo fuera para unas pocas cuestiones fundamentales, por ejemplo la Monarquía y la unidad de España. Hasta eso será difícil, sí, pero no imposible y, en todo caso, muy deseable. ¿Por qué no se intenta? En el 77 se consiguió y nos ha permitido llegar hasta aquí.

Un pacto de los cuatro partidos supone contar con 323 diputados, es decir una amplia mayoría y el consenso que se alcance será indiscutible. Si se ponen de acuerdo en algo, por poco sea, hará posible que todo el país les siga sin dudarlo. Puede parecer una quimera o un sueño, pero se debe intentar. No se trata de formar un gobierno de coalición, ni siquiera de un pacto de legislatura, pero sí pueden alcanzar un gran acuerdo de base, reformar la Constitución para votarla en un plazo no mayor de dos años. Entretanto, un ejecutivo de técnicos garantizar la continuidad, lo que, como es lógico, generará suspicacias, pero puede ser una solución muy positiva.

Es cierto que Podemos sigue hablando de un referéndum para Cataluña, pero el resto puede convencerles para que abandone una línea solo esbozada con afanes electorales. A la vez, el PP, por mucho que siga presentando como muy positiva su reforma laboral, tendrá que cambiarla. Y, a la vez, el PSOE tendrá que dejar de expresar su no sistemático a Rajoy por la corrupción que también salpica a los socialistas. Que todos cedan para que algo sea posible. Sería una gran lección para el mundo y un ejemplo de convivencia que nos volvería a colocar en un lugar de privilegio, similar al que se consiguió con el milagro de la Transición.

analytiks

¿Estamos ante la segunda Transición?

Entrada anterior

Practicar el sí

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Otros temas