EconomíaNegocios

El Estado debe financiarse gravando a empresas como Uber y Airbnb

3
Una persona visitando la web de Airbnb desde su tableta

Un tratamiento fiscal adecuado para las plataformas de la economía colaborativa. Eso es en lo que está trabajando el Ministerio de Hacienda. La ministra del ramo, María Jesús Montero, ha explicado en el Senado que pretenden que estas compañías, especialmente las del sector del alojamiento y el transporte, contribuyan más de lo que pagan hasta el momento. Airbnb, Uber o Cabify son algunas de las empresas nacidas en el ecosistema digital sobre las que pende el hacha impositiva de Hacienda.

La idea del Gobierno es recaudar más impuestos. Parece que imponer gravámenes sobre estas empresas que facturas miles de millones de euros y que tributan mucho menos es la mejor opción de todas. Ya es hora de acabar con esas herramientas que les permiten a las empresas trasladar sus beneficios a otros países con una tributación más ventajosa. Si ganas dinero aquí, en España, debes tributar dentro de estas fronteras. Es así de simple, y así lo hacen las pymes, los pequeños empresarios y los autónomos.

El Gobierno socialista necesita recaudar más impuestos para sostener y reforzar el estado de bienestar, esquilmado durante tantos años de Gobierno del Partido Popular. Por ello, es necesario que esta carga impositiva la asuman las grandes compañías, y que comprendan que el término de igualdad nos arropa a todos, vengas de Silicon Valley, de San Francisco o de Torremolinos.

Montero, en su comparecencia ante el Senado, también ha recordado que otra de las medidas que ultima es la rebaja del IVA para los productos de higiene íntima femenina como compresas y tampones. Está claro que es un bien de primera necesidad para todas las mujeres. Igualdad y justicia también es esto.

Asimismo, según informa el diario El País, la ministra también reformará una ley para reforzar la lucha contra el fraude fiscal, “más justa y equitativa, y que pondrá luz y taquígrafo a complejos societarios para desentrañar esta complejidad”, ha dicho.

Leer más: El fraude de la economía colaborativa

analytiks

Cuando Brasil despertó, Bolsonaro ya estaba allí

Entrada anterior

Cataluña y la continuidad del Gobierno

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Economía