Otros temas

Lo nuevo sí acaba de nacer y lo viejo, ¿por morir?: los medios digitales amenazan a la prensa con ser los nuevos líderes del mercado

0
Lo nuevo sí acaba de nacer y lo viejo, ¿por morir?: los medios digitales amenazan a la prensa con ser los nuevos líderes del mercado 1

– Se crea un nuevo paradigma en el mundo de los diarios: aquellos que son solamente digitales y que han transformado la visión y ha replanteado la forma de hacer periodismo en tiempo real

– Los medios 100% en Internet escalan posiciones con fuerza y empiezan a relegar a aquellos periódicos con formatos tradicionales: en cinco años muchos nuevos digitales encabezarán los rankings de audiencia en España, como ya pasa en Estados Unidos

– Los grandes periódicos silencian la realidad: un nuevo ecosistema de medios más pequeños e independientes que refuerzan además el debate sobre la regeneración de la información en España

– El sector, que sólo tenía un protagonista a resaltar meramente digital durante diez años, ‘El Confidencial’, ha visto con inquietud como en los tres últimos años una nueva constelación de medios amenazan su supremacía.

– Los periódicos, con cuentas de resultados cada vez más mermadas por la digitalización y la crisis ven con pánico el fenómeno al que atribuyen pérdida de cuota de mercado e influencia.


La transformación digital de la que todos hablaban en los medios y por la que suspiraban ya es una realidad… y una amenaza. Aunque en España tradicionalmente habían existido medios en Internet con cierta difusión –y uno de gran relevancia, El Confidencial-, la extensión del fenómeno es ya irrefrenable. La prueba es que los medios nativos digitales empiezan a vulnerar la hegemonía que durante años han conseguido mantener los medios tradicionales en Internet, es decir, aquellos que cuentan con un soporte de papel detrás en cada una de sus cabeceras digitales. Cierto es que los grandes periódicos de la liga AEDE –la patronal de la prensa en España- siguen teniendo audiencia masivas, pero no lo es menos que la importancia del fenómeno de los nativos digitales, como ya ha pasado en Estados Unidos, ha llegado para quedarse.

Con estructuras más eficientes, capitaneados en todos los casos por equipos con experiencia previa en empresas periodísticas o televisivas y con crecimientos a doble dígito de audiencia, el nuevo ecosistema de medios se empezó a conformar hace alrededor de tres años, cuando hasta entonces solo tenía un protagonista de relevancia, ‘El Confidencial’, el digital que fundaran los periodistas Jesús Cacho y Carlos Sánchez. Esta auténtica ‘estrella’ en prensa digital generalista vio, desde esa fecha, como una constelación de nuevos medios, fundados por profesionales del sector, empezaban a entrar en el mercado hasta convertirse, a día de hoy y en un corto periodo de tiempo, en actores importantes que se codean con la prensa generalista tradicional.

Por citar algunos ejemplos relevantes, ElDiario.es, capitaneado por Nacho Escolar, antiguo director del periódico Público, ya puede vanagloriarse de tener relevancia y encontrarse, según los principales medidores de audiencia, muchos meses en el ‘top ten’ de la prensa generalista. Asimismo, otros dos medios de dos antiguos pesos pesados del periodismo (Eduardo Inda y Pedro J. Ramírez con Okdiario.com y ElEspañol.com) se han abierto paso con fuerza en escasos meses en los principales medidores de audiencia, principalmente el primero, que con solo cinco meses de vida ha conseguido crecer en vertical y colarse también casi en dicho top 10 para pasmo de más de algún editor de prensa tradicional.

 

Imagen: Pedrojota Ramírez y Eduardo Inda

Imagen: Pedrojota Ramírez y Eduardo Inda

Mas aún. Si nos vamos algo mas abajo en términos audiencia en el ranking siguen apareciendo digitales que compiten con periódicos de tu a tu. Un ejemplo es elconfidencialdigital.com, que liderado por José Apezarena,  lleva años en la Red y está conociendo un renacimiento en popularidad y sube en los rankings dejando atrás a algún que otro periódico. En los mismos términos también se encuentra Vozpopuli.com, el digital de Jesús Cacho –antiguo fundador de El Confidencial y ahora editor de este nuevo medio- que si bien no tiene la popularidad que los anteriores entre los usuarios digitales, consigue lo mismo que gran parte de sus colegas 100% digitales: que le cuadren las cuentas. Algo que la prensa tradicional, abocada a las pérdidas galopantes y a los recortes, lleva sin conseguir una década.

Infolibre.es del periodista Jesús Maraña, Periodista Digital con Alfonso Rojo o el combativo Ctxt.es son solo unos pocos de otros ejemplo de estos nuevos o ‘reinventados’ proyectos que en el día a día plantan cara a los periódicos en términos de influencia.

El otro nicho de relevancia tras el de los periódicos generalistas, es el económico, por su potencialidad de influencia dentro del tejido empresarial y económico del país. Si bien es cierto que siempre fue un territorio afín a los 100% digitales en España –basta con recordar el éxito de Invertia, el portal financiero de Telefónica-, la prensa en papel consiguió revertir ese proceso tras estallar la burbuja tecnológica, liderando dicha categoría los principales periódicos económicos durante casi una década. Sin embargo, aquí también se ha repetido el proceso.

Por ejemplo, el portal de información bursátil Bolsamanía contaba la semana pasada como había conseguido colarse en el top 3 de información económica en España, superando nada menos que a Cinco Días, el diario económico de Prisa, que recibe diariamente usuarios únicos gratuitos tanto de ‘El País’ como de ‘As’ y sobre el que se vuelcan de manera gratuita las decenas de noticias que escribe la redacción del económico.

Este portal, uno de los decanos de la información económica y bursátil, fundado por Jesús Chomón y Julio Bueso a finales de la década de los 90 se veía beneficiado hace apenas dos años por la entrada de un nuevo ADN digital. Su nuevo equipo directivo está liderado por Manuel Bonachela, que ya cosechó éxitos en su etapa en Ya.com y como fundador de elEconomista.es. Santiago Mediodía ha sido otra de las piezas fundamentales en el proceso de digitalización eficiente del área de media del proyecto como CTO de la división. Mariela Bejar como directora de contenidos para España y Latinoamérica y Gonzalo Fernández como director de marketing de la división cierran el circulo de este proceso en el que se ‘refundaba’ el medio y construía una nueva plataforma sobre la base de una red comercial existente y con diversas compras con objetivo internacional, algo inédito también en España: el portal financiero inglés Digital Look y la plataforma de blogs de cierta popularidad en varios países de Latinoamérica, Financial Red. En un proceso continuo, Bolsamanía sigue sumando en su estrategia alianzas con portales especializados, tal y como ha pasado con ‘Analytiks’, dirigido por Antonio Papell.

La marca ahora mismo tiene más difusión a nivel internacional que otros periódicos de influencia como Expansión o Guardian Business e incluso Financial Times Group. Un “hecho insólito” como lo calificaba un medio esta semana al hacerse eco de su éxito.

La `sabia digital´ inyectada en uno de los decanos de la información financiera, ha hecho posible que el equipo dirigido por Manuel Bonachela haya consolidado patrones de crecimiento de doble dígito tanto en audiencia como en monetización de sus plataformas durante estos últimos dos años, así como establecer procesos  de capacitación digital que lo han llevado a contar con una de las estructuras tecnológicamente más eficientes de España y pionera en implementar soluciones de respuesta a formatos móviles en plataformas financieras.

El tercer nicho principal de influencia en la prensa diaria, deportes, se mantiene por ahora libre de ‘injerencias’ de los periódicos de papel: Marca, As, Sport y Mundo Deportivo aguantan como líderes en una categoría de gran potencial de crecimiento tanto de usuarios como ingresos, por lo que no sería de extrañar que dentro de poco nuevos portales pusieran en jaque su cuota de mercado.

El mercado de la información en España, extraordinariamente complicado por ser un fenómeno con trasfondo político y de influencia innegable, ha pasado a democratizarse hasta el punto de que muchos editores tradicionales se han visto superados por portales que, gracias a la eliminación de las barreras de entrada por el abaratamiento de costes que supone Internet, son capaces de ofrecer un discurso sino de igual notoriedad que los grandes periódicos, cada día más parecido. Asimismo, la democratización es evidente: las noticias son cada vez más libres y la capacidad de diversos actores de mercados para influir en las mismas, menor, desbordados por un nuevo ecosistema que no controlan. Como muestra, un botón: algunas de las exclusivas más relevantes de los últimos dos meses las han proporcionado medios exclusivamente digitales, como los mencionados ElDiario.es o OkDiario.com.

Aunque es cierto que los grandes periódicos aún lideran en masa crítica la audiencia en Internet, tienen dos problemas sobre la mesa: la imposibilidad de ganar dinero, lastradas sus cuentas por la caída de la difusión de sus ediciones en papel, el no haber protagonizado un relevo realmente digital para pilotar de manera efectiva un mercado tan volátil, tecnologizado y en constante cambio como lo es ya el publicitario y sus enormes gastos infraestructurales y, del otro, como estos nativos amenazan con quitarles no solo cuota de mercado sino también capacidad de influencia. Peor aún: la nueva estructura política de España con el fin del bipartidismo y el mensaje de regeneración va acompañado por un fuerte sentido de transparencia y simpatía por un discurso competencial. Algo que en el panorama de medios tradicionales, un mercado estrecho acostumbrado a cerrar filas ante la nueva competencia, es todo un revulsivo.

Por último una fecha marzo de 2011: Ese fue el mes en el que el Huffington Post encabezó por primera vez el ranking en internet en la categoría de prensa generalista, ganándole el pulso al New York Times, uno de los periódicos más importantes de la historia del periodismo. La duda que hay en España ya no es es si esa fecha llegará también a España, sino cuándo y si servirá de revulsivo, de una vez por todas, para que la prensa tradicional cambie dramáticamente su discurso y sepa encontrar su camino en este nuevo mundo digital que si antes era el futuro, ahora ya es un –para ellos- doloroso presente.

 

Unas nuevas elecciones serían un gran fracaso

Entrada anterior

Obama no vendrá a España hasta que haya nuevo Gobierno

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Otros temas