Otros temas

¿Quién financia, de verdad, a los partidos?

0
¿Quién financia, de verdad, a los partidos? 1

En principio, la respuesta es fácil, el Estado financia a los partidos según los resultados electorales. Así lo establece la Ley Orgánica sobre Financiación de los partidos políticos. Pero la pregunta incluye una segunda lectura, ¿quién realmente los financia? La legislación establece la posibilidad de realizar donaciones a los partidos, pero suponemos que la cuestión se refiere a la otra fuente, la que no controla la Ley, la que no se suele reconocer.

Mucho se ha escrito sobre el tema, desde los 20 millones de euros que cobró el PP en las elecciones generales del 2011 hasta que el Tribunal de Cuentas no hace públicas las donaciones de empresas a los partidos. Por ejemplo, al PSOE los 3 grandes bancos españoles le perdonan 36´5 millones de euros de prestamos, pero la llegada al escenario nacional de nuevas formaciones reabre el debate.

Al comenzar el año 2013, se pudo conocer el llamado caso “Papeles de Bárcenas”, según el cual Luis Bárcenas, el antiguo tesorero del PP, de José María Aznar, presuntamente había pagado sobresueldos en dinero negro por importes que irían de los 5.000 a los 15.000 euros mensuales a altos cardos de su partido, algo que hasta día de hoy no se ha demostrado. También en esa misma época pudimos conocer a través de distintos medios, cómo una presunta contabilidad B del partido en el gobierno de José María Aznar, utilizaba presuntamente este método. Al mismo tiempo, durante los últimos años, otros escándalos han salpicado al PP, la trama Gürtel o la operación Púnica son ejemplos de ello, que ya han representado un alto coste electoral y, a la vez, han supuesto el cargo y la carrera a diversos dirigentes regionales de los populares.

Pero no solo el PP, también el PSOE se ve afectado por el escándalo, el más llamativo, el denominado ‘fraude de los ERE’ en la Junta de Andalucía, que acabó con la carrera política de Manuel Chaves, diputado, exministro socialista y presidente del Gobierno andaluz durante 19 años. Chaves dimitió poco después de que se conociera que el juez del Tribunal Supremo Alberto Jorge Barreiro apreciaba indicios de delito en su gestión en los ERE. Además, el juez dictaba resoluciones en las que concluye que Chaves y su sucesor en la Junta, José Antonio Gruiñán, pudieron prevaricar al presuntamente permitir que durante una década se diera ayudas ilícitas a empresas mediante un sistema claramente ilegal.

Mientas tanto, Cataluña centraba la actualidad con el llamado ‘caso del 3%’. Así, Jordi Sumarroca, consejero delegado de la constructora Teyco, tenía guardado en su caja fuerte un listado manuscrito de una veintena de adjudicaciones hechas por la Generalitat catalana en el último Gobierno de Jordi Pujol, en 2002 y 2003. El listado incluye el cálculo del 3% de los contratos y anotaciones que indican el pago de este porcentaje a alguien identificado como “J.P.”

Pero llegan los nuevos acusando a todo lo que se mueve bajo la metáfora de ‘la caspa’ sin que esto suponga el fin de las dudas, ya que la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal, la UDEF, está investigando al partido de Pablo Iglesias por su presunta financiación ilegal a través de las empresas audiovisuales que administra en España el iraní Mahmoud Alizadeh Azimi. Según parece, ya hay informes de inteligencia que cómo Podemos habría recibido, a través de ese entramado societario, más de cinco millones de euros aportados directamente por el régimen de Teherán para financiar su actividad y facilitar que pudieran conseguir el peso y la influencia decisiva que tienen en estos momentos. Al mismo tiempo, ya es conocida la vinculación de Podemos con el régimen bolivariano de Nicolás Maduro. En este caso, también los informes de inteligencia muestran cómo a través de 270 documentos se explica que el Gobierno de Venezuela financió a Podemos través del Centro de Estudios Políticos y Sociales. En concreto, la fundación de Juan Carlos Monedero tenía una relación muy estrecha con el régimen de Venezuela.

La pregunta tal vez nunca encuentre respuesta, pero la clave debería residir en pedir a los partidos la máxima transparencia, no solo contestando, como hacía recientemente el número dos de Podemos, Iñigo Errejón, que su web tiene toda la información. En serio, con toda la información y todas las explicaciones.

De los nuevos jugadores que acaban de llegar al tablero de la nueva política española, solo falta por conocer el mecenas de Ciudadanos para que sepamos la identidad de todos los intereses. Tal vez pronto sabremos quién mueve los hilos en cada caso y sus auténticas razones de tanta ‘generosidad’.

Iberia 350

¿A qué partidos beneficia la repetición de elecciones?

Entrada anterior

¿Territorializar el Congreso?

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Otros temas