Otros temas

Sigue hambriento, sigue alocado

0
Sigue hambriento, sigue alocado 1

Desde joven, una frase marcó a Steve Jobs y, de alguna forma, se convirtió para él en una prematura profecía “si vives cada día como si fuera el último, algún día tendrás razón”. Tal vez por ello, en su ya famoso discurso en la Universidad de Stanford, durante la apertura del curso de 2005, explicó a los alumnos algo que fue una constante en su vida “la muerte es posiblemente el mejor invento de la vida, es el agente de cambio de la vida, retira lo viejo para hacer sitio a lo nuevo”.

La motivación que mantuvo siempre vivo e innovador a Steve Jobs se resumen en otra de las ideas que centraron toda su vida y que tanto le ayudaron a imaginar lo imposible: “sigue hambriento, sigue alocado”.

“Yes we can”, con este slogan, Obama ganó las  elecciones presidenciales en su país y logró recuperar la esperanza de millones de norteamericanos para conseguir un cambio hacia la recuperación. El paso del tiempo se empeña en demostrar que además de frases es preciso dar los pasos en la buena dirección.

En el mundo actual conviven todavía varias burbujas, unas pinchadas, otras a punto de estallar, demasiada incertidumbre como para despejar tanta incertidumbre. Es necesario recuperar la confianza para que vuelva la inversión y, con ella, los proyectos.

Como siempre, el progreso provoca incomprensión, a veces, rechazo; otras, apatía; en ocasiones, envidia; es el sino de todo cambio. A pesar de la incertidumbre, vemos a diario la fiesta de la moda en el centro y en la periferia de las ciudades, expresión de enorme vitalidad y empuje.

Tanta actividad parece reñida con la crisis financiera que ahoga al viejo continente, sumido en su momento más decisivo sin nuevas ideas. Tal vez deberíamos asumir que la construcción de Europa ha arrojado importantes niveles de bienestar. Ahora, si el miedo atenaza la razón y las dudas lastran la imaginación, la única receta posible debe sustentarse, como decía Steve Jobs, en seguir hambrientos, seguir buscando ideas.

 

Jack Miur
Siempre atento a la innovación, la ingeniería y El Progreso

De Londres a Nueva York en tres horas

Entrada anterior

Revista de prensa: El Gobierno empeora la previsión de déficit

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Otros temas