Otros temas

Sube el petróleo y anima las bolsas

0
Sube el petróleo y anima las bolsas 1

Durante un tiempo, el precio del oro negro bajó contra pronostico y generó dos consecuencias inéditas simultaneas, un ahorro sensible a los países consumidores no productores, como España, y al mismo tiempo, un desequilibrio en las finanzas del primer mundo solo superado por el de los productores.

El petróleo subía casi 3 por ciento el jueves, generando una escalada por el optimismo en un acuerdo de la OPEP para reducir los niveles de producción. En efecto, la OPEP acordó el miércoles reducir su producción a 32,50-33 millones de bpd, barriles por día, desde alrededor de 33,5 millones de bpd, sería el nivel de bombeo de agosto.

Ahora los analistas pronostican una tendencia a la baja en los precios del crudo, incluso si se meten en el congelador los volúmenes de producción se acabará imponiendo esta evolución. Con todo, la percepción en los mercados, a pesar de la permanente volatilidad, es animar las compras. La cuestión es saber si los inversores se lo creen.

Realmente, el acuerdo de la OPEP para reducir la producción de crudo no va a lograr, al menos de momento, impulsar al alza su precio, sino que lo estabilizará en torno a los 50 dólares por barril, lo que no deja de ser un paso importante por los atribulados productores y compañías en otro tiempo acostumbradas a lograr pingues beneficios cada ejercicio.

Hay un hecho importante, porque si países como Arabia Saudí, Irak e Irán afirman que quieren llegar a un acuerdo, todo el mundo relacionado con el petróleo, es decir, las petroleras, se pone contento y los mercados financieros levantan sus orejas y abren bien los ojos.

Irán y Arabia Saudí aparcan su guerra de producción alarmados por los bajos precios del crudo, mientras Irán, que desde el año pasado volvió a exportar petróleo tras el fin de las sanciones internacionales, no quería congelar su producción. Ninguno quería ceder cuotas, es más, lo necesitaban con urgencia, pero la ilusión de subir el precio se acaba imponiendo. La cuestión es conocer dónde encontrará su tope de resistencia. Por el momento, no más de 50 dólares por barril.

La realidad es que poner freno de la producción de crudo saudí era inevitable tarde o temprano, sobre todo si tenemos en cuenta que la producción saudí disminuye en esta época del año y la reducción propuesta en este momento, objeto del acuerdo alcanzado, es solo un poco superior.

Un precio por encima de los 50 dólares por barril convierte en rentables las inversiones en petróleo de esquisto, por lo que los productores tradicionales evitarán superar esa cifra para frenar a sus competidores estadounidenses, otra clave de la primera resistencia.

En principio, los analistas consideran que un incremento leve del precio del petróleo irá seguido de una subida de las bolsas, aunque en la siguiente fase, la subida del crudo acaba siendo un problema que acaba generando bajadas de los índices y de las cotizaciones medidas por fundamentales.

Para que suban las cotizaciones tienen que subir los resultados y, en consecuencia, el precio de las acciones, lo que acabará siendo el paso decisivo para unos índices al alza, pero al mismo tiempo hay que valorar que un incremento en el coste de las materias primas encoge los márgenes de rentabilidad. Es decir, menos ingresos y menos crecimiento, lo que implica menos empleo y menos consumo, lo que acabará generando más pronto que tarde en una recesión económica.

 

 

Iberia Navidad
Jack Miur
Siempre atento a la innovación, la ingeniería y El Progreso

Golpe de mano en el PSOE

Entrada anterior

Sánchez pierde en un PSOE destrozado

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Otros temas