DebatePolítica

Alarma económica: peligra el crecimiento

0
Alarma económica: peligra el crecimiento 1

La OCDE publicó ayer por sorpresa un cambio en sus previsiones globales efectuadas en noviembre. En su estudio, solo analiza las principales economías avanzadas (el G-7, en el que no está España) y algunas economías emergentes (China, India y Brasil), y llega a la conclusión de que la economía mundial crecerá tan sólo el 3% este año y el 3,3% el próximo, tres décimas menos que en noviembre en cada caso. El organismo que agrupa a los 34 países más desarrollados, informa también de que los EEUU crecerán sólo el 2% este año (-0,5 con relación a noviembre) y el 2,2% en 2017 (-0,3) en tanto la zona euro crecerá el 1,4% este año (-0,4%) y el 1,7% en 2017 (-0,2%). En esta situación, a OCE crea que “se necesita una repuesta colectiva más contundente para fortalecer la demanda mundial”, afectada por la crisis de los países emergentes y la consiguiente caída del precio de las materias primas.

La preocupación de la OCDE y su receta de políticas económicas expansivas coinciden con las tesis manejadas por el presidente del BCE, Mario Draghi, el pasado lunes ante el Parlamento Europeo. “La política monetaria del BCE –dijo el banquero- ha sido el único estímulo verdadero en los últimos cuatro años. Ahora hay que poner el énfasis en la inversión pública, en la inversión en infraestructuras y en bajar la imposición, así como en finalizar las reformas estructurales que estimulan la demanda interna, aquellas que favorecen la inversión privada y el consumo privado”. En definitiva, Draghi quiere que su agresiva política monetaria se superponga a unas políticas económicas de demanda a cargo de los presupuestos estatales de la Eurozona, sin incrementar el déficit y cuidando de mantener baja la presión fiscal.

Las políticas keynesianas debían correr a cargo del plan Juncker, que había de movilizar 300.000 millones de euros con una inversión pública de apenas 14.000. Pero lo cierto es que el plan no termina de arrancar, y desde luego no tiene envergadura para ‘cebar la bomba de la inversión privada’, como proponía Keynes. La atonía inversora de los países grandes de la UE, empezando por Alemania, está postrando toda la Eurozona, que no arranca y mantiene tasas negativas de inflación.

En este contexto, es claro que peligra el crecimiento español, que todavía se mantiene en cotas del orden del 3% anual. España, que ha paralizado prácticamente su inversión en infraestructuras, debería reconsiderar esta actitud y sobre todo tendría que exportar a Bruselas la necesidad de aplicar políticas económicas más audaces si no se quiere regresar a las tensiones deflacionistas y detener la creación de empleo que hasta ahora ha conseguido detener el estallido social en el maltratado Sur de Europa

Iberia Alexa
Antonio Papell
Director de Analytiks

Infiniti QX30 e Infiniti Q60 Coupé, primicias europeas en el Salón Internacional del Automóvil de Ginebra

Entrada anterior

Evitar nuevas elecciones: o apoyo de Podemos o alternativa ‘Borgen’

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Debate