PolíticaEn Portada

Lo que el CIS esconde: el independentismo puede darle la victoria a la derecha

0
CIS. Elecciones, Torra Abascal 10-n

Según el barómetro preelectoral del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), el PSOE oscila entre los 133 y los 150 escaños (frente a los 123 que tiene en la actualidad). Sin embargo, la encuesta, realizada entre el 21 de septiembre y el 13 de octubre, no cuenta con el efecto que ha podido producir en los votantes la sentencia del Tribunal Supremo sobre el juicio del procés, ni los disturbios violentos producidos a raíz del descontento, ni la exhumación de Franco del Valle de los Caídos.

El barómetro del CIS también arroja otros datos importantes: el gran batacazo de Ciudadanos, que pasaría de 57 escaños a unos 27 o, en el mejor de los casos, 35; lo lejos que continúa el Partido Popular de Pablo Casado de poder articular una mayoría alternativa (pues pasaría, en el mejor de los casos, a obtener 81 escaños); el ascenso de Unidas Podemos, que consigue ser la tercera fuerza (aunque la horquilla de escaños bascula entre los 37 y los 45). En cuanto a Vox, la formación ultraderechista podría bajar hasta los 14 o, como mucho, los 21 (actualmente tienen 24).

El promedio de encuestas publicadas hasta esta semana dibujaba un panorama bastante diferente para todos los actores políticos

El CIS, sin tener en cuenta la crisis abierta en Cataluña tras la sentencia del procés

Aparcado el CIS, el promedio de encuestas publicadas hasta esta semana dibujaba un panorama bastante diferente para todos los actores políticos: el PSOE obtiene una victoria menos holgada, el PP se recupera y sendos varapalos para Unidas Podemos y Ciudadanos. Estos últimos incluso obtendrían menos escaños que los de Santiago Abascal, que pasarían a ser la tercera fuerza del hemiciclo.

Kiko Llaneras señala en El País que hay dos tendencias en marcha que se activaron en cuanto comenzaron a arder los primeros contenedores en Barcelona. Por un lado, tenemos el retroceso del PSOE, que ha pasado de un 30 % de votos a principios de septiembre y ahora parece que puede incluso bajar del 27 %; por otro, la escalada de Vox, que ha acelerado su crecimiento y pasa del 9 % al 12 %. En definitiva, si no atendemos a los datos del CIS, podemos decir que la mayoría de las encuestas sugieren que el PSOE está estancado y a la baja, y que el PP recorta distancias.

Las fechas en las que se realizan estas encuestas son fundamentales para hacer un sondeo creíble. Escribe en ABC Narciso Michavila, presidente de la empresa demoscópica GAD3, que “en encuestas de voto es un factor clave. Cuando en 1984 el instituto Gallup anticipó erróneamente la derrota de Truman frente a Dewey descubrieron luego que en un mes había cambiado mucho el voto. Ya nada era igual. Si eso era antes de la existencia de Internet e incluso de la televisión, imaginen en la actualidad”.

El sociólogo señala en su columna que, desde la publicación de la sentencia del procés, el voto “no ha dejado de moverse, como ha ido mostrando el sondeo de GAD3 para ABC, que lleva ya tantas entrevistas como el CIS, más de 17.000, pero con la mitad realizadas tras los altercados de Cataluña”.

Entonces ¿quién gana, el bloque de derechas o el de izquierdas?

Si estudiamos la última encuesta publicada por ese medio, observamos que el bloque de izquierdas (PSOE, Unidas Podemos y Más País) se queda en los 155 escaños, mientras que la derecha (PP, Vox y Ciudadanos) llega a los 158 escaños. En un escenario así, conseguir una mayoría se cotiza más que en abril. Todos miran a esos 37 escaños, entre los que se encuentras los grupos nacionalistas e independentistas.

Con este panorama, Pablo Casado solo puede pedir una cosa más al destino: que Ciudadanos no se desplome tanto como recogen las encuestas. Si el PP llega a los 100 escaños y Vox a los 40, al PP le saldrían las cuentas si los de Albert Rivera no bajan de los 30. Sin embargo, las encuestas les dan unos 20 y cerca del 10 % de los votos (el CIS le da un poco más: entre 27 y 35 asientos), aunque la formación descarta tales pronósticos y sitúa su suelo en los 32 escaños de 2016.

La violencia desatada en Cataluña da votos a la ultraderecha. La liviandad de Quim Torra y de parte del independentismo con los violentos mueve al electorado hacia posiciones más conservadoras. Tradicionalmente se ha dicho que la derecha –gente de orden– es más sensible a cuestiones relacionadas con la seguridad. Quedan menos de dos semanas para la celebración de elecciones. El conflicto catalán continúa, la exhumación de Franco no parece haber sido suficiente para resucitar al electorado de izquierda y una nueva crisis económica amenaza el horizonte.

Iberia Alexa

Cataluña y la violencia: el soberanismo se aleja del pacifismo

Entrada anterior

La fiesta a la que estamos invitados

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Política