DebatePolítica

El Rey, con la prensa

0
El Rey, con la prensa 1

Sigo al Rey casi a diario en actos de distinto formato, pompa y circunstancia y tengo que reconocer que Don Felipe mejora por momentos, le pone entusiasmo y se lo gana a pulso, pero como dicen los consultores tiene áreas de mejora.

Es educado y sabe estar, hombre otra cosa sería imperdonable, pero hay que pedirle más, no solo tiene que vencer, además tiene que convencer. Por ejemplo, en la entrega de los Premios Internacionales de Periodismo en la Casa de ABC, el joven monarca hace referencia a la gran biblioteca que guarda el diario de los últimos 113 años de la historia de España, de Europa y del mundo. A Don Felipe le gusta el periodismo, tal vez, seguro, por la profesión de su esposa y por ello dedica a esta profesión sus mejores palabras “es el relato de nuestro pasado común, con sus éxitos y tropiezos, con las lecciones aprendidas y las aún pendientes, pero que todos debemos conocer e intentar comprender para encarar mejor ese futuro que, casi sin darnos cuenta, se nos hace presente”.

Para el Rey “la labor de la Prensa resulta imprescindible. El periodismo –como sabemos− es, en parte, la narración casi instantánea, cada vez más inmediata de la actualidad, pero el fruto de su trabajo –el del verdadero periodismo− no es, en absoluto, efímero ni superficial”. Está bien, pero no sabemos si el monarca valora en mayor grado la prensa de siempre o la nueva vorágine virtual de las redes sociales que tantos ataques al análisis reflexivo provoca.

El nieto de Don Juan se refiere al trabajo publicado por ABC “Franco contra Don Juan, los papeles secretos del Régimen”. Pero no solo esto, el Rey se refiere al reciente bloqueo institucional “nuestro país ha afrontado el último año un escenario político…inédito. Y en él, los españoles han necesitado certezas y respuestas que a menudo han buscado en los medios de comunicación”.

En la actualidad –en palabras del Rey- “este sector acomete un esfuerzo necesario y difícil de reconversión que incide en algo tan crítico como la información fiable, rigurosa, diversa y profesionalizada. Obtenerla, producirla y servirla a la audiencia requiere inversión de recursos económicos y humanos que han de encontrar retorno para garantizarse su viabilidad e independencia”.

En sus mejores palabras, Don Felipe afirma “Una sociedad sólida, estable y madura es aquella que se hace preguntas y confronta las respuestas; que dedica tiempo y espacio a pensar. A formar su conciencia crítica libre de prejuicios. Y en esa encomienda, hoy más que nunca, la Prensa ha de ser la referencia. Una Prensa que persigue el bien común, la comunicación, el diálogo, el debate, la reflexión; el entendimiento desde el conocimiento”.

Felipe VI se refiere a los años de la Transición, un tiempo en el que “los españoles elegimos la democracia, la unidad de una realidad diversa, la convivencia, la concordia y la solidaridad. Y el balance de los últimos 40 años demuestra que no nos equivocamos”, para citar algunos de los problemas actuales “claro que tenemos desafíos graves e inmediatos, el terrorismo, el paro, el fracaso escolar, el acceso a la vivienda, la violencia de género, pero el balance global es para estar orgullosos y ser optimistas”.

La reflexión final es interesante “una sociedad sólida, estable y madura es aquella que se hace preguntas y confronta las respuestas; que dedica tiempo y espacio a pensar. A formar su conciencia crítica libre de prejuicios. Y en esa encomienda, hoy más que nunca, la Prensa ha de ser la referencia. Una Prensa que persigue el bien común, la comunicación, el diálogo, el debate, la reflexión; el entendimiento desde el conocimiento”.

Que sí, que está muy bien, pero entonces ustedes, queridos lectores, se preguntarán por las áreas de mejora a que se hacía referencia al comienzo del presente texto. Pues muy sencillo, el Rey tiene que llegar a la gente, tiene que pasar pantalla, emocionar y emocionarse con su pueblo. Y claro, para hacerlo tiene que vivirlo con intensidad, con pasión. Nadie se lo puede enseñar, ni el Rey emérito ni el mejor profesor de telegenia o de liderazgo. Tiene que salir del corazón y para conseguirlo, que sea verdad. No hay duda de que ama a su país y a su gente y, en su caso, no es fácil descender a la tierra, pero seguro que encuentra la manera de hacerlo.

Iberia Navidad

El FMI pide a España subir el IVA

Entrada anterior

Trump tensa la cuerda de las relaciones con China

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Debate