Política

El Supremo desentraña el golpe de Estado

0
El Supremo desentraña el golpe de Estado 1

Existía conciencia de que el proceso que se inició con la promulgación por el Parament de las leyes autodeterministas y de desconexión y que desembocó en el referéndum del 1-O se había organizado mediante una concertación más o menos planificada de voluntades entre miembros de los partidos soberanistas –ERC, PDeCAT, CUP– y de las organizaciones sociales Ómnium Cultural y la Assemblea Nacional de Catalunya. Y ahora se va constatando, poco a poco, que las actuaciones judiciales, ya centralizadas en el Tribunal Supremo y apoyadas en investigaciones de las Fuerzas de Seguridad del Estado, establecen inequívocamente la existencia de una trama perfectamente orquestada que ha planeado y desarrollado milimétricamente la confabulación.

En definitiva, va sabiéndose y demostrándose que el ‘procés’ no era propiamente político, en el sentido democrático de la expresión: era un golpe de Estado. Las investigaciones sistemáticas del juez instructor del Tribunal Supremo Pablo Llarena apuntan a la existencia de un ’concierto inicial’, de un plan organizado por partidos y grupos de diversa índole, encaminado a conseguir la independencia por métodos subrepticios, manifiestamente ilegales e imposibles de encajar en el ordenamiento emanado de la Constitución.

Llarena ha ordenado a la Guardia Civil que detalle en un informe la participación de los partidos PDeCAt y ERC, de las Asociaciones ANC y Òmnium y del llamado comité estratégico del documento Enfocat, que sería, según el magistrado, la hoja de ruta independentista. Al parecer, el referido comité estratégico incluía, además de a Puigdemont y a Junqueras, a la número dos de la candidatura de ERC para las elecciones del 21-D, Marta Rovira; al presidente y vicepresidenta del PDeCAT, Artur Mas y Marta Pascal; y a la presidenta y portavoz de la CUP, Mireia Boya y Anna Gabriel. Había igualmente un comité ejecutivo  de seis personas –Mas, Junqueras, Puigdemont, Sánchez, Cuixart y Jové–, comandado por Artur Mas –máximo responsable de la intentona-, que era el núcleo ejecutor del golpe. De momento, Llarena pretende –según fuentes de la investigación— detectar a los partícipes del ‘plan concertado’, en el que podían haber intervenido también mandos policiales. Finalmente, valorará la participación de cada uno y ampliará previsiblemente el auto del 24 de noviembre en que asumió la causa por rebelión, sedición y malversación contra los actores independentistas que vulneraron conscientemente la legalidad y que tuvieron que ser reprimidos mediante la aplicación de un mecanismo constitucional extraordinario, el artículo 155 de la Constitución.

Es lo que procede cuando en una democracia se produce un golpe de Estado, es decir, la confabulación de una serie de actores para subvertir el orden constitucional vigente y reemplazarlo por otro distinto. El soberanismo se ha desentendido del marco jurídico, plenamente legítimo y acordado por la ciudadanía española en su conjunto, y ha intentado unilateralmente la secesión, sin sujetarse a las normas vinculantes que el propio régimen democrático ha generado. Y la policía autonómica, por acción u omisión, ha colaborado claramente con la intentona.

La expresión ‘golpe de estado’ apenas se ha utilizado en este asunto, probablemente porque esta figura revolucionaria ha servido sobre todo para designar cuarteladas integristas contra regímenes constitucionales –el pronunciamiento de Franco en 1936, el golpe de Tejero en 1981—, y el nacionalismo, incluso el radical, ha gozado inmerecidamente en este país de una pátina equívoca de prestigio que acaba de perder. Con todo, conviene llamar a las cosas por su nombre, tras hacer abstracción de las demás características ideológicas de los partidos concernidos. Porque lo cierto es que el independentismo catalán ha producido un totum revolutum de difícil aprehensión: las familiaridades de la antigua Convergencia con la CUP son un misterio, que sin embargo ha tomado encarnadura.

En definitiva, lo que los tribunales deben hacer es desentrañar ese golpe de Estado y aplicar sin complejos la legislación vigente. Es cierto que la subversión de la legalidad es una actitud con intensa relevancia penal que sin embargo no genera el rechazo que producen otros delitos, pero gran parte de la opinión pública condena con todas sus fuerzas este intento de demoler la convivencia, que ha producido ya efectos muy perturbadores sobre la cohesión cívica catalana, sobre la relación entre Cataluña y el Estado, sobre el desarrollo económico de este país.

Es importante que un sector de la ciudadanía que ha visto con naturalidad estos movimientos secesionistas se percate de que no han sido maniobras inocuas ni faltas leves. En democracia, se castiga la infracción de la ley, siempre con racionalidad. Y si no se producen hechos irreparables, la piedad y el perdón son fáciles de arbitrar. Pero ha de quedar claro que no hay aquí impunidad para desconocer que estamos bajo el imperio de un gran pacto social que puede y debe perfeccionarse pero no violentarse arbitrariamente. El Supremo ha de dar, en fin, una soberana lección de  pedagogía que haga recapacitar a quienes se han equivocado radicalmente de camino.

Iberia Navidad
Antonio Papell
Director de Analytiks

Cambio climático: menos palabrería y más medidas

Entrada anterior

El Volkswagen Polo GTI ahora con 200 CV de potencia

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Política