PolíticaEn Portada

ENTREVISTA | Ángel Gabilondo: «Algunos pretenden que la campaña sea un partido de tenis, a ver quién le da más fuerte; yo me niego»

0
Ángel Gabilondo
El candidato socialista a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo, visita la localidad de Parla | Foto: Flickr PSOE

Dialogante, tranquilo, serio. Ángel Gabilondo posee tres cualidades que en cualquier otro ámbito serían valoradas, pero se dedica a la política y aquí es una especie en extinción. Es la tercera vez que se presenta a la presidencia de la Comunidad de Madrid como candidato del PSOE, y lo hace en forma y de la única forma que sabe entender el oficio: rechazando toda confrontación. Porque esta es su forma de entender la política. Y justo cuando el CIS le dice a Ayuso que no las tiene todas consigo, Gabilondo avisa: con su forma de hacer ya ganaron las elecciones de 2019.

Pregunta: ¿Usted vería con buenos ojos una alianza con Más Madrid? ¿Quién la lideraría?

Lo primero y fundamental es respetar la voluntad de los madrileños y madrileñas, que se expresará con su voto el próximo 4 de mayo. Entonces, cuando la ciudadanía haya decidido, será el momento de la política, de llegar a acuerdos, ya que no es de prever que se den mayorías absolutas.

Personalmente ya he mostrado mi disposición a llegar a acuerdos con todas aquellas fuerzas que quieren transformar y regenerar Madrid, huyendo de los extremismos.

P: Si ponemos en una mesa los programas de Pablo Iglesias, Íñigo Errejón y el suyo, ¿cuáles serían las principales diferencias entre los tres proyectos y cuáles los puntos en común?

A estas alturas de la campaña, es difícil pronunciarse sobre los programas electorales. No los conocemos aún. Sí puedo contar nuestra experiencia en esta Legislatura fallida, y es que hemos sido capaces de trabajar en buena sintonía tanto con Mas Madrid como con Unidas Podemos, en el enfoque de la lucha contra la pandemia, en el impulso a una recuperación económica solidaria y sostenible y en políticas sociales que no dejen a nadie atrás.

P: Iglesias abandona el Gobierno, anuncia que se presenta por Madrid y lo primero que hace es intentar construir un puente con Errejón. ¿Qué piensa de los movimientos del líder de Unidas Podemos?

Respeto absoluto no solo por Pablo iglesias sino a todos los candidatos que concurren a estos comicios. Y, por eso, desde el más absoluto respeto, tengo también que decir con claridad que Madrid no necesita más confrontación ni más polarización. La región lo que necesita es un gobierno sereno y progresista, ocupado por atajar la pandemia y sus efectos en la economía y la sociedad.

P: ¿Teme que la batalla mediática entre Iglesias y Ayuso sepulte su candidatura?

Algunos pretenden que la campaña electoral sea como un partido de tenis, a ver quien le da más fuerte. Yo me niego a ser espectador de ese partido, y creo que la inmensa mayoría de los ciudadanos no quieren ese espectáculo. La ciudadanía quiere dirigentes políticos en quien poder confiar, que resuelvan sus problemas y atajen la desigualdad que en Madrid está creciendo vertiginosamente. Antes de la pandemia, Madrid ya era una de las regiones más desiguales y, por tanto, más injustas de España. La pandemia ha agrandado esa desigualdad.

P: ¿Cómo pretende frenar a Isabel Díaz Ayuso?

He de decirle que no estoy en política para frenar a nadie.  Concurro a las elecciones ofreciendo a la ciudadanía un cambio de rumbo. Una enmienda a la totalidad a las actuaciones de un Gobierno errático, que no ha sabido estar a la altura de la crisis desatada con el Covid, que ha dedicado sus esfuerzos a confrontar con el Gobierno central en lugar de combatir eficazmente la pandemia. Por eso, desgraciadamente, Madrid presenta los peores resultados en todos los indicadores para medir los efectos de la pandemia: fallecimientos, número de ingresados en hospital y en sus UCIS, población contagiada, etc. Y en otros no siempre citados: crecimiento de la pobreza, de población en riesgo de exclusión, de desigualdad, en gasto sanitario y educativo por habitante…

«Ciudadanos ha cometido serios errores en estos últimos años, entregándose a un PP radicalizado y transigiendo ante la ultraderecha»

P: ¿Qué opina de la situación de Ciudadanos? ¿Cree que es un partido abocado a la desaparición?

Sinceramente, creo que Ciudadanos es un Partido que ha cometido serios errores en estos últimos años, entregándose a un PP radicalizado y transigiendo ante la ultraderecha. Ahora los votantes de esa formación tienen la ocasión de decidir si quieren seguir apostando por sostener un gobierno radicalizado, en manos de Vox y del PP, o quieren apostar por un gobierno en serio, un gobierno de progreso, alejado de radicalismos y extremismos. Un gobierno cuya única prioridad sea la resolución de los problemas reales de la ciudadanía.

P: Por primera vez en la historia de la humanidad, más del 50 % de la población vive en zonas urbanas. Sabemos que en las ciudades hay un océano de oportunidades para los ciudadanos, pero también hay retos importantes que afrontar: la gentrificación, el coste de vida, el precio de los alquileres, la desigualdad, la contaminación… ¿Qué ciudad debe aspirar a ser Madrid de aquí a 2025?

No tendríamos espacio en esta entrevista para responder a esta pregunta. Por dar solo unas pinceladas, Madrid tiene que dejar de ser una zona urbana con tanta contaminación y transformarse en una ciudad limpia, más ecológica, que apoye y fomente el transporte público y la movilidad sostenible. Tiene que resolver el problema de vivienda, garantizando el derecho a una vivienda digna para todos: hemos prometido el inicio de la construcción de 15.000 viviendas publicas en los próximos dos años, para alquilar y , si llegamos a la Presidencia de la Comunidad, vamos a legislar para que los pisos públicos municipales no puedan ser vendidos a fondos de inversión, como sucedió en el Ayuntamiento de Madrid. Hay, también, que controlar la proliferación de pisos turísticos y la consiguiente gentrificación de algunos barrios.

«Hay, también, que controlar la proliferación de pisos turísticos y la consiguiente gentrificación de algunos barrios»

Hay que potenciar la investigación y el desarrollo, la economía digital, las energías renovables, la industria, el turismo cultural y de calidad, el teatro, la música y el conjunto de la cultura. Hay que recuperar la economía y el empleo, en suma, y sentar las bases del futuro.

Hay que reforzar la Sanidad Pública, esquilmada por los gobiernos conservadores ,y la Educación Pública, tan desasistida. Tenemos que combatir la enorme desigualdad que hay en Madrid, para el reequilibrio entre los diferentes barrios y pueblos de la región. Hay que erradicar los brotes de machismo y xenofobia que están alentando algunas formaciones con sus políticas negacionistas… La lista de tareas urgentes es amplia. Hay mucho por hacer.

P: En una reciente entrevista usted decía que la población de Madrid no está bien. ¿A qué se refería y qué propone para revertir la situación?

La pandemia ha puesto de manifiesto todas las carencias que los socialistas llevábamos años denunciando, y que la crisis del Covid ha revelado y desvelado con toda su crudeza. Hacen falta servicios públicos de calidad, bien dotados de recursos humanos y con financiación suficiente: Sanidad, Educación, Políticas Sociales… Es urgente tomar medidas contundentes para atajar la desigualdad en una de las regiones que, pese a contar con el PIB más alto de todas las CCAA, ostenta los mayores niveles de desigualdad y población en riesgo de exclusión. Somos, insisto, la Comunidad que menos invierte por alumno de todas, y la segunda por la cola en inversión en Sanidad por habitante.

P: El 7 % del PIB madrileño procede de la hostelería, un sector que da empleo a más de 200.000 personas y al que la presidenta Isabel Díaz Ayuso, a pesar de ir en contra de los datos epidemiológicos, ha hecho constantes guiños relajando las restricciones. ¿Cree que su postura, contraria a la relajación de las restricciones, pueda ser percibida como un ataque a la hostelería y, por tanto, castigada en las urnas?

Nosotros no proponemos las medidas que más o menos votos nos puedan dar, sino las que consideramos más adecuadas para combatir la pandemia, de acuerdo con los expertos y científicos.

Además, es absurdo generalizar en un sector en el que la variedad de establecimientos, de dedicaciones, localizaciones o formas de propiedad es tan variada que, cuando se generaliza sobre el impacto de medidas como los horarios de apertura no se dice la verdad.

Nosotros hemos repetido insistentemente que las restricciones, de manera aislada, no conducen a nada. Las restricciones deben ir acompañas de más medidas de carácter sanitario, económico y social.  Creemos que, en las zonas de mayor incidencia, por encima de los 300 casos por cada 100.000 habitantes, debería adelantarse el toque de queda. Estas medidas deben ir acompañadas de otras de carácter económico: hay que dar ayudas al sector. Y hay recursos para hacerlo, y hacerlo de manera inmediata. El Fondo de Contingencia dispone de 80 millones de euros que pueden utilizarse pare este fin. Sólo se necesita una cosa: voluntad política. El Gobierno puede convocar un Consejo de Gobierno extraordinario y aprobarlo. Sin más. No esperar a que se celebren las elecciones. Somos la única región que no ha dado ayudas directas a la hostelería. La única.

Los eslóganes publicitarios pueden ser interesantes pero son más interesantes los hechos concretos. Y los hechos concretos es que mantener unos horarios ampliados en lugar de conceder ayudas directas, no ayuda ni a los hosteleros ni a combatir la pandemia.

P: ¿Es posible construir un Madrid que dependa menos del turismo?

Madrid tiene un inmenso potencial, cuenta con un impresionante nivel científico y tecnológico, con universidades y centros de investigación de primer nivel que podrían ser los motores de la creación de riqueza sostenible y de empleo de calidad. La nueva economía verde ofrece a Madrid un abanico de posibilidades que la región debe ser capaz de aprovechar. Pero para eso hace falta un nuevo Gobierno al frente de la región, un Gobierno que no insista en recetas del pasado, como el ladrillo y la especulación, y apueste por la creatividad, el conocimiento y la innovación. Hace falta menos halagos a los emprendedores, los autónomos y las pymes y más medidas concretas para revitalizar el tejido industrial en la región. Y se puede y se debe hacer sin prescindir de un turismo cultural y de calidad.

P: Su perfil –tranquilo, apaciguador, sereno– es muy diferente al del resto de oponentes, motivo por el cual en ocasiones se le ha criticado. ¿Tiene un problema la política al desprestigiar a los intelectuales?

Yo nunca he ocultado mi manera de entender la política. No voy a participar de la política espectáculo. Del insulto y la descalificación. Mis ideas y planteamientos no caben en un tuit. Apuesto por no ofender la inteligencia de los ciudadanos realizando planteamientos banales haciendo reflexiones simplistas para afrontar problemas complejos.

Efectivamente, tengo otra forma de entender la política, alejada de la confrontación, lo cual no impide que defienda mis convicciones con firmeza. Esta forma de hacer nos llevó a ganar las elecciones en mayo de 2019 en Madrid.

Integrismo educativo. Los recursos contra la ley Celaá

Entrada anterior

El virus en elecciones. Vox, ¿decisivo en Madrid?

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Política