DebatePolítica

La incomprensible falta de arrojo en la política española

0
La incomprensible falta de arrojo en la política española 1

Los actores políticos muestran últimamente falta de arrojo y un miedo incomprensible a tomar decisiones, a actuar en cualquiera de los sentidos posibles, como si tuvieran miedo de quedar desplazados en momentos de alto voltaje como los actuales. Hay como una cobardía moral, como una falta de arrestos, que impide ya no cuajar la gobernabilidad de este país sino también avanzar en cualesquiera de las distintas direcciones posibles.

Veamos el caso más reciente: ante el dilema de conceder o no grupo parlamentario en el Congreso al Partido Demócrata Catalán (PDC), antigua CDC, los tres grandes partidos constitucionalistas ¡se han abstenido!, y la minoría catalana deberá resignarse a formar parte del grupo mixto porque ha votado en contra de que se le dé grupo propio Ciudadanos, una formación significadamente antinacionalista. ¿Cómo hay que interpretar estas abstenciones? ¿Le da lo mismo al PSOE, al PP o a UP que se tenga o no una deferencia institucional con el PDC, días después de que este partido tuviera un comportamiento político lamentable en le parlamento de Cataluña? ¿Cómo hay que interpretar la abstención? ¿Como muestra de indiferencia, como prueba de falta de criterio, como evidencia de cobardía moral, como gesto diplomático…?

Evidentemente, esta disposición remisa a la toma de decisiones, resistente a las definiciones, reacia a dar pasos comprometidos en un sentido o en otro está también detrás de la incapacidad colectiva que se vislumbra en relación a la tarea de formar una mayoría de gobierno. Las formaciones han adoptado una posición estática desde el momento mismo de la publicación de los resultados del 26J y nadie está dispuesto a correr el riesgo de moverse un milímetro. Ciudadanos llegó enseguida a la conclusión de que su postura de ofrecer una abstención en la segunda votación de investidura de Rajoy le salvaba tanto de las acusaciones de entreguismo cuanto de las de obstruccionista, y la reciente decisión de negociar con el PP no comporta de momento apertura alguna; el PSOE tuvo muy claro desde el primer momento que, con su resultado y la enemistad hacia Podemos, lo más seguro era pegarse al terreno y no moverse un centímetro. Y Unidos Podemos, consciente de la dificultad de atraer al PSOE y de la imposibilidad de contar con el independentismo catalán, ha decido que lo mejor es agazaparse y prepararse para pasar –como expresivamente ha explicado Pablo Iglesias- de la guerra de guerrillas a la guerra convencional.

En definitiva, están todos quietos, temerosos de que si alguien se mueve deje de salir en la foto. Con restos mimbres, es difícil construir un país.

 

 

Iberia Navidad
Antonio Papell
Director de Analytiks

Audi Black line edition

Entrada anterior

Ford Custom by Tinkervan, Viajar con la Casa a Cuestas

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Debate