PolíticaEn Portada

“Aunar fuerzas con Vox”: Iturgaiz y la nueva vieja estrategia de Casado

0
Iturgaiz PP vasco
Carlos Iturgaiz en una imagen de 2014 | Flickr: Ukberri.net

Fin al sismo vasco. Pablo Casado decidió este domingo que Alfonso Alonso no será el candidato de la coalición PP+Cs a los comicios autonómicos del próximo 5 de abril. Hoy, lunes, el exministro de Sanidad  ha presentado su dimisión y se aleja de la política. En su lugar acudirá Carlos Iturgaiz, quien presidió el PP vasco bajo el liderazgo de José María Aznar y, por tanto, con un perfil más duro, más conservador, más alejado del centroderecha que representaba Alonso. Iturgaiz, además, poco ha tardado en tender puentes con Vox. Mientras en otros países se colocan cordones sanitarios alrededor de la ultraderecha –bien sea por la propia supervivencia de las siglas, bien por pulcritud democrática–, aquí continúan lanzándose guiños.

Eldiario recoge una entrevista realizada a Iturgaiz en los micrófonos de Es Radio, con Federico Jiménez Losantos. El candidato del PP a lendakari ha defendido que hay que “aunar fuerzas” con Vox para hacer frente al “Gobierno fasciocomunista”. Además, ha subrayado que, a pesar de las diferencias en materia autonómica o europea, “hay planteamientos en los que estamos muy cerca” y ha celebrado el entendimiento entre ambas formaciones en Andalucía, Madrid o Murcia.

En otra entrevista, esta concedida a El País, Iturgaiz ha asegurado que es “bueno y necesario” llegar a acuerdos con los de Santiago Abascal en toda España. En cuanto a las líneas maestras que seguirá el PP vasco con él al frente, apuesta por una vuelta al “PP de toda la vida, ese que defiende a ultranza las libertades, la Constitución y la unidad de España (…) Lo mismo que dije hace 20 años, lo digo ahora”, ha señalado.

Iturgaiz y la nueva vieja estrategia

Ya queda lejos, pero recordemos: Pablo Casado se estrenó en unas elecciones, las del 28 de abril, con Vox creciendo y con un Pedro Sánchez crecido tras la moción de censura. Obtuvo los peores resultados. Convirtió la carrera electoral en un ring de boxeo. Competía por Vox por el mismo espacio electoral. Posteriormente, tras la nueva convocatoria, Casado se dejó barba y bajó los decibelios de su discurso. El 10 de noviembre obtuvo 89 escaños, 23 más que seis meses atrás.

Casado ha vuelto a apretar los puños. El nombramiento de Iturgaiz y la coalición con Ciudadanos responden a un nuevo juego de trileros en que la bolita escondida es la supervivencia.

En Euskadi, 2019 fue un mal año para los populares vascos: el 28 de abril no consiguieron ningún escaño en ninguna de las tres provincias vascas y obligó a Casado a buscar acomodo a uno de sus hombres de confianza, Javier Maroto, cabeza de lista por Álava, como senador… por Castilla y León, por lo que tuvo que empadronarse en la localidad segoviana de Sotosalbos. El 10N, los resultados fueron algo mejores para los populares: consiguieron un escaño por Bizkaia.

Por el momento, no hay encuestas que sostengan que la coalición con Ciudadanos vaya a suponer un beneficio para el PP, pues la formación de Inés Arrimadas no tiene por ahora representación en Euskadi. Si se da un nuevo fracaso, sin duda tendrá la impronta de Casado. Numerosos tropiezos para llevar menos de dos años al frente de la formación.

Iberia Navidad

Dos enfoques opuestos del conflicto catalán

Entrada anterior

5 puntos para no alarmarse (más) por el coronavirus

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Política