PolíticaEn Portada

¿Investidura por abstención? Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, ante el abismo de la desmovilización de la izquierda

0
Pedro Sánchez investidura o abstención

Una vez constatada la irreductible confrontación entre PSOE y Unidas Podemos, entre Sánchez e Iglesias, que impide tanto la formación de una coalición, negada por los socialistas, como un pacto programático a la portuguesa, rechazado por los populistas, tan sólo hay dos opciones de futuro: o abismar al país a unas nuevas elecciones, con el riesgo de la desmovilización de la izquierda, o conseguir un acuerdo de mínimos basado en la abstención de Unidas Podemos.

La opción de convocar nuevas elecciones, que maneja el Gobierno como argumento de peso (que sin embargo podría volverse contra quien lo esgrime), es la más clara de todas las posibles pero también la más temible. Porque sus efectos son impredecibles, y si bien parece que los nuevos partidos (Vox, C’s y UP) saldrían perjudicados por el efecto del voto útil que beneficiaría a PP y PSOE, nada está todavía escrito y no hay modo de calibrar el alcance del absentismo electoral de muchos ciudadanos irritados por el fracaso de la política y por la nueva apelación a unas elecciones generales (las cuartas en cuatro años).

La investidura o el riesgo de una desmovilización de la izquierda

La desmovilización de la izquierda sería un ingrediente incontrolable y la posibilidad de que PP y C’s uniesen fuerzas en el Senado o en ambas cámaras no es desdeñable, como ya comentamos en Analytiks, por lo que todo podría realmente ocurrir. Hasta que el PSOE, que hoy tiene visiblemente la posibilidad de seguir en el poder al alcance de la mano, se viera marginado de la carrera presidencial en beneficio de las fuerzas conservadoras.

Si se descartan las elecciones en noviembre, la única opción viable para el PSOE es pactar con UP la abstención y quedar en manos de las minorías. Según el cálculo que este martes han publicado varios medios, descontando los tres diputados suspendidos que no han renunciado a su acta (Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull), el PSOE suma tres votos más con ERC, PNV, JxCAT, Bildu, Compromís y PRC que el bloque de la derecha (PP, Cs, Vox, NA+ y CC). En la segunda votación, el resultado sería 154 contra 151 a favor de Sánchez. Valdría también la abstención de CC y JxCAT. Explicado en otros términos, el PSOE tendría que añadir a sus 123 diputados otros 29 para sobrepasar los noes inevitables.

La posibilidad existe, y al final quizá haya que apelar a ella. Si se consigue, la posición de un gobierno surgido de esta forma, apoyado tan sólo por 123 diputados, será de una precariedad insoportable, por lo que no habría entonces más remedio que ensayar una alianza a la portuguesa: la unión de las izquierdas con un programa común.  ¿No sería mejor hacer ahora, cuando todavía hay tiempo, el esfuerzo de entenderse, en lugar de lanzar al país a una aventura muy confusa y difícilmente manejable, en la que costará Dios y ayuda avanzar por el camino de la reforma y la prosperidad?

Iberia Alexa
Antonio Papell
Director de Analytiks

Con Von der Leyen, la derecha europea quita las ideas a la izquierda

Entrada anterior

La investidura: Il trovatore y el camarote de los hermanos Marx

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Política