Política

Mohamed no era un terrorista

0
Mohamed no era un terrorista 1

No sé dónde estará ahora mismo. La primera y última vez que le vi me dijo que iba a intentar llegar hasta Canadá porque en España y en Alemania ya había muchos como él: “Aquí, mucho Mohamed; en Canadá, casi no Mohamed”. De eso hace ya un par de años.

Llegó a Madrid hecho polvo pero con una sonrisa y un abrazo por delante. Sabía que ya estaba más cerca de su objetivo, que no era otro que encontrar un futuro lejos de las bombas que le arrebataron su familia. De sus seres queridos aún guardaba algunas fotos junto a su cajetilla de tabaco, los dos bienes más preciados para él -con permiso del teléfono móvil y su cargador- cuando llegó a una estación de autobuses de Madrid.

En una de aquellas fotos se le podía ver a él con un traje típico musulmán en una celebración antes de que todo cambiara. Supongo que hoy, allá donde esté, aún recordará aquellos días felices que dejaron paso por la fuerza a un peregrinar incierto en vaqueros y mochila. Con un abrigo ajado y un sueño, pero sin papeles.

Mohamed era uno de esos miles de refugiados sirios que pasó por España sin hacer ruido, sin salir en las noticias y también sin ayuda institucional. Era un refugiado al que el Daesh le destrozó la vida. Era un hombre con un trabajo y una vida normal en Siria que tuvo que huir hacia adelante porque en su casa estaba la guerra provocada por la misma gente que el atentado de Barcelona.

Mohamed era musulmán, yo no le conocía de nada y no le he vuelto a ver. Pero él, como la inmensa mayoría de los musulmanes, no era ningún terrorista. Los terroristas mataron a su familia.

Una cadena de errores frustró una catástrofe mayor en Cataluña

Entrada anterior

Pedro Sánchez y la democracia directa

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Política