DebatePolítica

Pronto habrá nuevo gobierno

0
Pronto habrá nuevo gobierno 1

Siete semanas después de las elecciones del 20 de diciembre, el panorama ha comenzado a aclararse, probablemente porque era preciso que transcurriera algún tiempo para que todos digiriéramos los novedosos resultados electorales, sin precedentes en la etapa democrática. La retirada voluntaria de Rajoy de la carrera hacia la investidura por falta total de apoyos, el juego cruzado de todos los diálogos que han tenido lugar, y algunos hechos colaterales –el estallido de nuevos y graves casos de corrupción en las manos del Partido Popular- han permitido obtener algunas conclusiones que conducen hacia la solución del endiablado sudoku.

La primera conclusión es que el Partido Popular debe resignarse a pasar a la oposición. Por escaso margen, ganó las elecciones el 20D -aunque con 63 escaños menos que en 2011- pero su soledad es patética y expresiva. El líder del partido, muy desgastado y totalmente falto de reflejos, no ha sido capaz de enunciar siquiera un programa medianamente atractivo con que atraer a otras formaciones, sin las cuales no puede aspirar a gobernar. Y se ha extendido, incluso entre sus adeptos, la convicción de que la única manera de que el PP se libere de la sombra atosigante de la corrupción es pasando a la oposición, desde donde deberá realizar una depuración en toda regla y una gran catarsis que permita su refundación.

La segunda conclusión es que las formaciones que mejor pueden representar el cambio que sugieren los propios resultados del 20D son las centrales: PSOE y Ciudadanos. La encuesta de Metroscopia publicada este domingo pone de manifiesto que entre todas las fórmulas de gobierno, la preferida por la ciudadanía (con el 51%) es el pacto PSOE+Ciudadanos, con apoyo o abstención de otros partidos. Por el contrario, la menos deseada es la formada por PSOE y Podemos, con Sánchez de presidente e Iglesias de vicepresidente. La mayoría social opta, en definitiva, por un cambio real pero moderado, y por emprender con talante prudente las reformas prometidas

Así las cosas, tras constatar que el 74% de los ciudadanos aplaude la forma en que se ha comportado el Rey en este proceso de investidura, parece evidente que la solución pasa por la mencionada alianza PSOE-Ciudadanos, que hoy mismo comenzará a explorarse a partir de un documento elaborado por el PSOE, que presentará a todos los partidos.

La hipotética alianza PSOE-Ciudadanos representa 130 escaños del Congreso de los Diputados, por lo que no es suficiente para asegurar la investidura de Sánchez. Necesita la abstención del PP o de Podemos, y cualquiera de las dos será difícil de arrancar. Sectores económicos y sociales relevantes, tan irritados con el PP por lo que está pasando como temerosos de que Podemos entre en el Gobierno y enturbie la confianza de los mercados, están ya tratando de convencer a personas de la cúpula popular de la necesidad de aceptar la realidad de la situación. En cuanto a Podemos, no puede descartarse que Iglesias termine aceptando permanecer fuera del gobierno a cambio de participar en las grandes reformas, incluida la constitucional. Después de todo, Iglesias tiene todo el tiempo del mundo para consolidar su posición en el mapa político español, y la legislatura que arranque en las actuales circunstancias será por fuerza breve y estará limitada a tomar las medidas, muchas inaplazables, de modernización de este país, que gozan ya de generalizado consenso.

La encuesta de Metroscopia, cuyo trabajo de campo se realizó el 3 y el 4 de febrero –después del encargo regio a Sánchez-, incluye una estimación de voto que detecta una caída de casi cinco puntos del PP –que sigue ganando pero sólo por unas décimas de punto-, una subida de 1,3 puntos del PSOE y de casi cinco de Ciudadanos, y una bajada de ocho décimas de Podemos. Suben, pues, significativamente, los partidos que han adoptado actitudes positivas de cara a la formación de nuevo gobierno y bajan los que ponen condiciones, establecen líneas rojas o se niegan a entender que la inevitable coalición requiere concesiones. Lo que indica que sería letal para el PP y/o para Podemos ir a unas nuevas elecciones después de que la opinión pública les haya atribuido la responsabilidad de la falta de acuerdo.

 

Iberia 350
Antonio Papell
Director de Analytiks

Sánchez se la juega

Entrada anterior

¿Quién será ministro de Economía?

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Debate