DebatePolítica

Tres semanas de vértigo

0
Tres semanas de vértigo 1

Pedro Sánchez se ofrece a formar gobierno y el Rey le encarga acudir al Congreso para ser investido presidente. Para ello se marca un plazo de 3 semanas de vértigo negociando “a derecha e izquierda”. Sus posibles socios se rechazan mutuamente entre ellos aunque todos se muestran dispuestos al diálogo por “activa y por pasiva”, la frase del momento.

Pablo Iglesias avisa que no apoyará ni por activa ni por pasiva, un gobierno en el que esté Ciudadanos, mientras Rivera tiende la mano a Pedro Sánchez para iniciar la negociación, pensando en otro socio, al reconocer que “una cosa es no gobernar juntos y otra no legislar juntos”.

Habrá negociación aunque no es tan seguro que veamos la fumata blanca. El apoyo implícito de los independentistas a través de la abstención y el reparto de carteras con ministros de Podemos son claves que levantaran ampollas y no solo entre la vieja guardia socialista.

Para contar con un nuevo presidente, la Constitución establece un plazo de dos meses a partir de la primera sesión de Investidura. Es decir, para los primeros días de mayo a Pedro Sánchez se le agota el tiempo, repetición de elecciones en España y convocatoria del congreso socialista. Mientras tanto, el presidente en funciones pacta con el líder de Podemos sin ni siquiera intercambiar palabra con él y le deja el futuro en sus manos. En la medida que Pablo Iglesias se lo ponga fácil a Pedro Sánchez habrá gobierno de “progreso”, en caso contrario, o “gran coalición” o repetición de elecciones. No hay más.

 

analytiks

Podemos y la reforma del sistema electoral

Entrada anterior

Sánchez se la juega

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Debate