Reportajes

Prodigiosa Concha Velasco en ‘Reina Juana’

1
Prodigiosa Concha Velasco en ‘Reina Juana’ 1

La actriz Concha Velasco es un personaje entrañable y familiar sobre todo para las generaciones maduras de este país. Su dilatada carrera en el cine como estrella indiscutible en los tiempos del subdesarrollo autoritario, de los balbuceos democráticos y en toda la etapa de conquista y disfrute de las libertades nos ha entregado unos perfiles generalmente livianos de la gran actriz polivalente… que muchos no reconoceríamos en el tremendo papel dramático que escenifica ahora en “Reina Juana”, el primer monólogo de su vida con el que lleva al cenit una carrera tremendamente desigual, no por su culpa sino por la heterogeneidad del contexto, por los saltos intermitentes que ha dado este país entre lo pedestre y lo sublime, entre lo vulgar y lo exquisito.

Por ello, cuando se asiste a la puesta en escena de “Reina Juana”, un recorrido de Ernesto Caballero por la biografía atormentada de la hija de los Reyes Católicos, madre de Carlos V y abuela de Felipe II, la admiración por la potencia dramática de la Velasco -¡qué dicción!, ¡qué castellano!- va acompañada por cierto enojo ante la evidencia de que se ha desperdiciado en salvas durante muchos años una genialidad como la suya. Que esta actriz inigualable pase seguramente a la historia por sus películas juveniles de los 50 y los 60, y no por la creciente presencia en los escenarios ya en la segunda parte de su vida profesional, es una injusticia biográfica que todavía tenemos tiempo de remediar.

La obra de Ernesto Caballero cumple su cometido ya que trasunta el drama de aquella reina que no fue, hija y madre de reyes, aprisionada por el destino y por la ambición de todos, víctima de una dudosa iluminación que fue el pretexto para confinarla brutalmente durante casi toda su vida. Pero en todo momento, el espectador tiene la sensación de que el texto no es lo importante ya que la encarnadura del personaje la aporta la actriz, que tiene esta facultad mágica de los grandes talentos para encarnarse en el héroe, que deja de ser ficción y adquiere la vida efímera que sólo se logra en las grandes representaciones.

La dirección de Gerardo Vera y la bella escenografía que luce en el gran marco escénico de La Abadía otorga al hercúleo esfuerzo de Concha Velasco profundidad y densidad, y el intenso espectáculo termina siendo envolvente, arrebatador. Con ‘Reina Juana’ Juanjo Seoane, quien concibió el proyecto y es el productor de la obra, vuelve por sus fueros pese a las dificultades que hoy plantea el teatro y pone en pie un espléndido montaje que culmina por ahora y de momento una de las más copiosas, honradas, esforzadas y brillantes biografías de la producción teatral de este país.

 

Iberia Navidad
Antonio Papell
Director de Analytiks

Tribeca y el ‘thriller’

Entrada anterior

Ser o no ser, ésa es la cuestión

Siguiente entrada

También te puede interesar

1 Comentario

  1. Excelente crítica por lo acertada y descriptiva de la obra en sí misma, lo que para mí que no puedo verla simplemente por impedírmelo una distancia geográfica, (vivo en Argentina), me produce una cierta envidia por el público español. Por este motivo también concuerdo con usted que es una pena que no haya filmaciones de las obras de teatro que la Señora Velasco hiciera con anterioridad. Aunque supongo que de las últimas podrían haberse efectuado y venderse en DVD una vez finalizada la exposición de las mismas. Precisamente para que el público que la admira casi exclusivamente a través del cine tuviera el acceso a esas actuaciones de las que solo podemos atisbar un poquito en los clips de las redes sociales, quedándonos con ganas de ver más de ese despliegue de interpretación y pasión que, en mi caso, logra transportarme a ese mundo de Reina Juana.

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Reportajes