NegociosTecnología

Google se alía con la censura China

0
Sundai Pichar, directivo de Google

Google se pone del lado de la censura. La compañía ha confirmado que están diseñando una versión de su motor de búsqueda que cumpla con los requisitos de China. El proyecto Dragonfly –así lo han llamado– ya está funcionando y lo están probando los directivos de Google.

El gigante tecnológico, después de casi una década, vuelve a China. O eso es lo que intenta. El director general de Google, Sundar Pichai, asegura que si vuelven a operar en China podrán “atender más del 99 % de las consultas”, según recoge el diario The Washington Post.

A quien no gusta esta iniciativa es a los propios trabajadores de la empresa. Una carta filtrada y firmada por más de 1.400 empleados critica que el proyecto Dragonfly es una vulneración de los requisitos de transparencia de Google.

Esta confesión por parte de Pichai surge una semana después del cierre de Google + por un fallo de seguridad. En Estados Unidos –y, quizá, en todo el mundo– la preocupación sobre la privacidad va en aumento. Algunos legisladores están considerando imponer nuevas restricciones al manejo de información de los clientes por parte de las empresas tecnológicas.

Los negocios son los negocios

Como muchas otras empresas, Google ve en China como un mercado que aún está por explorar. La población del país se estima en unos 1.400 millones de habitantes. Según datos de 2013, nueve de cada diez sistemas operativos eran Android. Datos maravillosos para la compañía, pero hay que tener en cuenta la creciente oferta de competidores chinos que desarrollan alternativas a Android. Obtener un acceso a más público chino podría dar a Google más oportunidades para ofrecer publicidad online y vender aplicaciones para móviles.

China bloquea el acceso a sus usuarios de información que ellos consideran sensible. Bajo ese paraguas censor queda, por ejemplo, todo el material de las protestas democráticas de la Plaza de Tiananmen (1989). A pesar de esta postura autoritaria, Google considera que puede ser útil para los usuarios chinos que buscan otra información.

“Tengo una visión a largo plazo. Creo que es importante para nosotros, dada la importancia del mercado y el número de usuarios. Nos sentimos obligados a pensar en este problema, aunque el regreso de Google a China todavía no está garantizado”, aseguró Pichai el lunes.

Pero ¿es un buen negocio?

Tras el cierre de Google+ era obligatorio leer a un experto como Enrique Dans. Considera, con acierto, que la empresa está mal gestionada. “Que esté valorada en 790.000 millones de dólares y que sea una de las más valiosas del mundo no prueba nada. Es una empresa mal gestionada, con un lucro cesante enorme derivado de esas tremendamente malas prácticas de gestión, y que, además, no es capaz de reconocerlo”.

Dans asegura que, tras la marcha de Vic Gundotra, el ‘padre’ de Google +, este cayó en las malas prácticas “de lo peor de Google, una compañía capaz de dejar caer sus productos en un abismo de indiferencia en el que nadie es responsable ni se preocupa de su marcha ni de su evolución (…) Es increíble que una de las compañías más importantes del mundo esté tan asombrosamente mal gestionada”.

Leer más: ‘El fraude de la economía colaborativa’

Iberia 350
analytiks

El vehículo autónomo y su impacto en la movilidad

Entrada anterior

Facebook trabaja para no interferir negativamente en las ‘midterms’ estadounidenses

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Negocios