Tecnología

Inteligencia artificial: ni tan bueno ni tan malo

0
Inteligencia Artificial

La tecnología nos ha permitido evolucionar en las últimas dos décadas más que en los últimos siglos. Inventamos el motor de combustión, el coche, el telégrafo, el teléfono, Internet. Ahora queremos coches sin conductor, teléfonos móviles que conozcan de antemano nuestros deseos y estar conectados hasta con el frigorífico de nuestra casa. La evolución es imparable, por muchas visiones apocalípticas que se viertan. El último peldaño de esta pirámide evolutiva es la Inteligencia Artificial (IA). En este apartado se centrarán los siguientes avances y, por tanto, nuestro futuro.

Mediante algoritmos de aprendizaje las máquinas pueden utilizar datos para encontrar patrones y realizar predicciones. El siguiente paso es aprender de esos errores y afinar en las predicciones con esa nueva información. Las máquinas son cada vez más hábiles a la hora de reconocer imágenes y procesar el lenguaje de las personas, así como responder en función del contexto. La inteligencia artificial ya está presente en varios sectores: sanidad, comercio al por menor y finanzas son solo algunos de ellos, según un artículo publicado por El Economista.

En los próximos años, según un informe del BBVA, se espera que la IA y la robótica creen una ola de desplazamiento en todo el mercado de trabajo, desde los camioneros y los cajeros de los supermercados hasta los periodistas. Se calcula que el 45 % de la carga de trabajo actual por la que los seres humanos están siendo pagados podría ser automatizada por las tecnologías que existen en este momento. Según el World Economic Forum, para el año 2020 se habrán perdido unos cinco millones de puestos de trabajo. Pero no vamos a quedarnos sin empleo. La Historia nos ha enseñado que el progreso, los avances tecnológicos, conllevan la creación de nuevas profesiones.

Pero los avances también dan miedo o crean suspicacias. Recientemente, una empresa de Silicon Valley, cuna de la tecnología, ha presentado en sociedad un dron que puede marcarse una ruta de manera completamente independiente. “Una aplicación móvil permite que el usuario le ordene al dron seguir a alguien. Una vez que el dron comienza a dar seguimiento al objetivo, será muy difícil que este se deshaga de él”, explica el New York Times en un artículo.

La tecnología con la que ha sido desarrollado este dron está disponible para todos y es la misma que están aportando un nuevo nivel de autonomía a los vehículos, los robots en los almacenes, las cámaras de seguridad y una amplia gama de servicios de Internet. Pero a veces, los sistemas de IA también presentan comportamientos inesperados y extraños debido a que no se entiende del todo la manera en la que aprenden a partir de enormes cantidades de datos, por lo que son vulnerables a la manipulación. “Se puede engañar a los algoritmos de visión computacional de hoy, por ejemplo, para que vean cosas que no existen. En un contexto como este, los malhechores podrían burlar cámaras de seguridad o afectar a un vehículo autónomo”, explica el artículo.

Los expertos en esta materia también están desarrollando sistemas que puedan encontrar y aprovechar brechas de seguridad en todo tipo de sistemas, algo que puede utilizarse como métodos de defensa, pero también de ataque. Será más fácil perpetrar ataques que ahora requieren el papel protagonista de una persona, como el spear phising o ciberestafa. Por otra parte, los sistemas de IA también serán cada vez más capaces de crear contenido de audio y vídeo verosímil por su cuenta, lo que aumentará la divulgación de información falsa en Internet.

 

Ver el estudio: The Malicious Use of Artificial Intelligence.

¿El retorno del bipartidismo? El regreso del PSOE y la reconstrucción del PP

Entrada anterior

Lucia, Marie, Emma, Anna (en torno a Lucia de Lammermoor)

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Tecnología