Tecnología

La cuarta revolución industrial: trabajar ya no será lo mismo en el futuro

0
La cuarta revolución industrial: trabajar ya no será lo mismo en el futuro 1

¿Quiénes de los que hoy en día son programadores para aplicaciones móviles pensaron de pequeños en dedicarse a eso? ¿Y los community manager o los conductores de Uber? Los cambios que estamos experimentando en el mundo laboral son solo un reflejo de lo que veremos en los próximos 15 o 20 años. Los cambios que se avecinan en el mundo de la tecnología van a remodelar por completo el mercado laboral.

Así lo estima un estudio realizado por el World Economic Forum, que además señala que el 65 % de los niños que están en primaria en la actualidad trabajarán en un puesto que aún no existe. Se espera que el ritmo de cambio se acelere en 2020. Algunos puestos, como el de operario en una fábrica, por ejemplo, serán sustituidos casi en su totalidad por máquinas.

El impacto de la tecnología ya es palpable. En diversas industrias ya se trabaja con horarios más flexibles, se utiliza la tecnología móvil, los sistemas de almacenamiento en la nube y ha surgido un nuevo mundo, el de la economía colaborativa. En un futuro no muy cercano, durante los tres próximos años, podremos ver cómo se desarrolla el Internet de las cosas y el ‘boom’ de la impresión en 3D, pero será en el bienio que transcurre entre 2018 y 2020 cuando la realidad sea completamente diferente a la que conocemos hoy: robots trabajando en empresas, vehículos autónomos, inteligencia artificial…

Muchas personas no tendrán porqué ir a una oficina para trabajar ya que la tecnología nos permitirá estar en un lugar, como nuestra propia casa, y estar conectados con varios lugares mediante conferencias virtuales. Los horarios laborales se reducirán (o deberían) porque la tecnología nos permitirá trabajar de un modo más eficiente y, al trabajar con información en tiempo real nos podríamos ahorrar los interminables atascos en algunas capitales del mundo.

Tantos cambios modificarán la forma de hacer negocios, tanto a los particulares como a las grandes empresas. Por ejemplo, los agricultores podrían unirse digitalmente para operar como un grupo y compartir conocimientos. Las grandes empresas, por su parte, tendrán más acceso a nuestra información y sabrán con más precisión qué es lo que necesitamos y nos gusta, por lo que lanzarán productos según nuestras necesidades.

La tecnología ya está cambiando el mundo en que vivimos, pero puede cambiarlo más y, por qué no ser optimistas, para mejor. Conectando las casas, las fábricas e incluso las granjas a sistemas de energía inteligente podríamos disminuir nuestro consumo energético y depender un poco menos de algo tan contaminante como el carbón. Pero para que todo esto sea posible, necesitamos equipar a los colegios con las herramientas adecuadas para que el futuro no les pille por sorpresa a estos trabajadores del mañana que aún no saben a qué se van a dedicar.

Iberia 350
Sergio García M.
Periodista. Redactor jefe de Analytiks.

Volkswagen actualiza el Up! y muestra un nuevo prototipo de SUV

Entrada anterior

El centro se presenta a la investidura

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Tecnología