ArteCultura

Pérez-Reverte y los héroes: El italiano, 2021

0
Pérez-Reverte

Treinta y tres novelas lleva escritas y publicadas ya el literato español Arturo Pérez-Reverte. La más reciente, aparecida este Segundo Año de la Gran Pandemia, 2021, lleva por título El italiano, y como reza su cubierta es, sí, una historia de amor, mar y guerra. Yo acabo de leerla. (He leído todas las suyas, menos una.) También la he disfrutado (relativamente), aunque no está entre sus mejores novelas. Ni falta que le hace. No, no vuela a la altura literaria de Hombres buenos, de 2015; o La Reina del Sur, aparecida en 2002; o La piel del tambor, publicada hace 26 años; ni siquiera a la de sus dos novelas inmediatamente anteriores: Sidi y Línea de fuego (de 2019 y 2020, respectivamente).

“Entre 1942 y 1943, durante la Segunda Guerra Mundial, buzos de combate italianos hundieron o dañaron catorce barcos aliados en Gibraltar y la bahía de Algeciras. Esta novela está inspirada en esos hechos reales. Sólo los personajes y algunas situaciones son imaginarios”.

El italiano

Este es el texto que podemos leer en el libro antes de que la novela, propiamente, comience. Bueno es saberlo. Hechos reales, pero no tanto. Para tu información, lector.

Y esto es algo de lo que dice el narrador de la novela de Pérez-Reverte (“son las novelas las que me eligen a mí”), que como uno puede imaginar es y no es él, a la vez:

“No sospeché que lo que entonces leía era el principio de otros muchos libros y largas conversaciones. El comienzo de una compleja indagación sobre personajes y sucesos dramáticos, la resolución de un misterio y el germen de una novela que tardaría cuarenta años en escribir. […]

Cuando al fin decidí narrar la parte menos conocida de esta historia, consulté mis viejas notas y reportajes de los años 80 así como cuanto sobre el grupo Orsa Maggiore y sus incursiones en la bahía de Algeciras pude encontrar. […] Reuní de este modo una veintena de títulos que, unidos a los testimonios de Elena Arbués y Gennaro Squarcialupo y a los diarios de Harry Campello, me fueron de extraordinaria utilidad”.

(No busques a las personas mencionadas: sólo existen, nada más y nada menos, en la novela del escritor español. Orsa Maggiore sí existió.)

Más adelante, en una conversación entre el narrador y uno de los protagonistas de los hechos que cuenta la novela, podemos leer lo siguiente:

“—¿Por qué una novela y no un libro documento? —quiso saber.

Respondí que la época de ser fiel a lo ocurrido quedó atrás, con los 21 años de vida pasada como reportero. Hacía tiempo que era escritor profesional: ahora contaba historias imaginadas, o tratadas mediante ese filtro. Recreaba el mundo a mi manera y ofrecía a los lectores vidas alternativas, posibles o probables, con la certeza de que, paradójicamente, la ficción permitía penetrar más en lo sucedido que el simple relato de los hechos”.

¿La ficción acerca la verdad más que relatarla sin más? El clásico asunto de la ficción y la realidad: “llegamos a un punto de este relato [podemos leer en el libro de Pérez-Reverte] donde los hechos ceden sitio a la imaginación”, en ese juego de espejos entre lo que pudo haber sido, lo que fue, lo que se quiere que haya sido y lo que quienes leemos acabamos por encerrar en ese conjunto armónico que son estas verdades de las mentiras a las que llamamos novelas.

La prosa excelente de El italiano luce tal que así:

“De pronto, Elena detiene la bicicleta y se queda inmóvil, apoyadas las manos en el manillar, contemplando la bahía vencida por las sombras. Sopla una brisa suave que trae olor de algas, salitre y petróleo derramado, calvario este último de los pescadores linenses. El mar está tranquilo y sólo se escucha el rumor leve del agua que lame con suavidad la arena, donde un tenue reflejo señala el contorno de la orilla. Oscuridad todavía sin luna, luces distantes en el lado de España, paz bajo un cielo ya negro donde se van afirmando despacio las estrellas”.

También así:

“Hay nubes bajas y amarillas que vienen de África, con temporal del sudoeste en la bahía. Quizá traigan lluvia. Rompe el agua a lo lejos, alzándose con altos estallidos de espuma en la escollera del dique sur del puerto de Algeciras. El viento hace gualdrapear el toldo del bar restaurante Delicias, junto al hotel Marina Victoria.

El italiano que titula la novela, lo escribo ya, es “uno de tantos que han nacido héroes y no lo saben”.

“—Era una época de héroes y de villanos bajo cualquier bandera —añadió con cierto énfasis—, sin que los límites de unos y otros estuvieran claros. ¿Comprende lo que quiero decir?
Advertí por dónde iba.
—Por supuesto— dije.
—No podemos juzgarlos con ojos de ahora, ¿verdad? Ni a mi padre ni a nadie.
—Claro que no.
—Después de todo, aquel fue un momento de hombres especiales.
—Y de mujeres —apostillé.
—¡Oh, claro! Tienes razón. En este caso, también de mujeres”.

Estamos en los tiempos de “Alberto Sordi, Ugo Tognazzi, Dino Risi, Luigi Zampa y los demás: la Italia vieja, sabia, escéptica e infeliz; el humor y el drama combinados asumidos con naturalidad estoica”. Pero donde transcurre la novela es básicamente en el sur de España, en la bahía de Algeciras, provincia de Cádiz, donde se acomoda la rareza que es Gibraltar, británica y casi andaluza.

Pérez-Reverte y los héroes: El italiano, 2021 3El italiano es otra de las novelas de Pérez-Reverte escritas para mostrar el enaltecimiento del necesario y merecido respeto que hay que otorgar a los enemigos (bélicos) valientes. Soldados audaces, una vez más. Y, en esta ocasión, también mujeres (una al menos) decididas, valerosas, dignas de cualquier lucha que valga la pena. Como siempre, bajo “la necesaria economía de los sentimientos”.

“Un magnífico ejemplar de hombre, con rostro y cuerpo de hombre, piensa ella. Siglos de sol y mar Mediterráneo lo hicieron así. Innumerables temporales, guerras, pesquerías y naufragios, naves varadas en la arena bajo el cielo estrellado, fuegos hechos con madera de deriva. En los museos hay bronces y mármoles que se le parecen”.

Porque El italiano va de reconocer a un héroe, a todo héroe, reivindicando al mismo tiempo un tipo de masculinidad dulce, serena, considerada y austera, respetuosa y valiente. Sin dejar de ser una novela protagonizada también por una mujer cuyo retrato es tan contundentemente femenino como masculino es el de quien titula la obra.

Parafraseando al poeta clásico Ovidio, como hace el propio Arturo Pérez-Reverte, e incluso componiendo un poema a medias con el autor de La tabla de Flandes, me permito añadir en esta reseña estos versos:

Enfrentarse,
como solo son “capaces de hacerlo
los soldados y los amantes,
al azar de los días
y al frío de las noches”.

Y fin. Si en la anterior novela del creador de Alatriste la palabra clave era pitón (sic), en esta es maial. Quería que lo supieras.

 

José Luis Ibáñez Salas
José Luis Ibáñez Salas es historiador, editor y escritor. Autor de 'El franquismo', 'La Transición', '¿Qué eres, España?', 'La Historia: el relato del pasado' y 'La música (pop) y nosotros', edita material didáctico en Santillana Educación y sus textos aparecen también en publicaciones digitales como 'Nueva Tribuna', 'Periodistas en Español', 'Aquí Madrid', 'Narrativa Breve' o 'Moon Magazine'. Su blog se llama Insurrección (joseluisibanezsalas.blogspot.com).

¿Es tiempo de pactos? Una estrategia audaz, innovadora… y a la altura de Europa

Entrada anterior

El futuro del progresismo: pactos y cordón sanitario para frenar a la ultraderecha

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Arte